Para ROMÁN la única oreja en la novillada


por Alberto Lopera

Román ha protagonizado la mejor faena de la novillada de apertura de la Feria de Julio en Valencia. Ha sido ante el cuarto, un gran novillo de Daniel Ruiz con el que el valenciano sacó a lucir, una vez más, su mano izquierda en esta plaza. Tras los doblones iniciales, dio varias series diestras en las que se apoderó de la brava embestida del utrero, llegando después los pasajes más intensos con la zurda. Un natural en concreto fue de una dimensión y largura extraordinarias. Hubo sometimiento y mano baja en una labor coronada con poncinas y una gran estocada. Incomprensiblemente, el palco presidencial le negó -y ya van tres veces- la puerta grande. A pesar de ello, la gente de Tendido Joven saltó al ruedo para llevarlo en volandas hasta la puerta del patio de caballos. Antes Román puso ganas y decisión con el parado primero. El valenciano, que replicó por lopecinas el quite por saltilleras de su compañero Martín Escudero, fue feamente volteado en un par de ocasiones. Aguantó con valor los parones del utrero en una faena fundamentalmente esforzada y tesonera, muy en novillero. Pinchó y todo quedó en aplausos tras aviso.

La otra faena de la tarde fue la de Martín Escudero al quinto, cuya muerte brindó a Dámaso González. Iniciada en los medios por estatuarios, el joven espada toreó muy bien por momentos sobre los dos pitones, especialmente al natural. Todo ante un utrero que embistió mucho y bien. Luego emborronó con la espada su quehacer. El segundo le tropezó mucho los engaños. Eso violentó aún más la ya de por sí áspera y geniuda embestida del novillo, que no dio facilidades en una lidia que resultó deslucida.

El tercero fue un novillo que tuvo calidad pero poca fuerza, viniéndose pronto abajo y pecando de falta de raza. Con él Armillita, que hacía su debut con picadores, exhibió temple con capote y muleta, tratando de hilvanar una faena carente de continuidad pero en la que hubo apuntes de su buen concepto. Brindó su labor, emborronada con los aceros, a su padre Fermín y a su tío Miguel. En su turno de quites de este novillo, Román fue volteado de nuevo, afortunadamente sin consecuencias. Con el sexto, de embestida más desigual, le costó acoplarse y se le notó su bisoñez. Eso sí, dejó una gran estocada en lo alto, a pesar de la cual tuvo que echar mano del verduguillo.

Valencia, 23 de julio de 2013. Primera de la Feria de Julio. Novillos de Daniel Ruiz, bien presentados y de juego desigual. Destacaron el bravo 4º y el 5º. El 3º tuvo calidad pero se vino pronto abajo. ROMÁN: Palmas tras aviso y oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo por aclamación popular; MARTÍN ESCUDERO: Silencio y silencio tras aviso; y FERMÍN ESPINOSA “ARMILLITA”, que debutaba con picadores: Silencio tras aviso en los dos. Entrada: Más de un cuarto. Saludaron tras banderillear al segundo José Antonio Maqueda y Luis Miguel Campano e hicieron lo propio tras parear al quinto Raúl Martí y Miguel Ángel García.