Mano a mano con orejas, pero sin emociones.


por Alberto Lopera

El anunciado y expectante mano a mano entre El Juli y Manzanares en la Feria de Julio en Valencia resultó muy pobre de emociones ante la falta de raza de los toros.

A pesar de las dos orejas que cortó El Juli -una al primero y otra al quinto de la tarde- y el trofeo que Manzanares paseó del cuarto, el público abandonó el coso de la calle Xàtiva desencantado, fundamentalmente por la presentación y el juego de una corrida de Garcigrande y Domingo Hernández que manseó hasta la exasperación. El madrileño, a pesar del deslucido material con el que contó, volvió a dar una nueva lección de pundonor y raza, atacando en todo momento hasta amarrar una puerta grande que, después, no quiso abrir. El alicantino, por su parte, apenas dejó detalles en una tarde en la que se le vio mermado de facultades.

Valencia, viernes 26 de julio de 2013. Cuarta de feria. Cuatro toros de Domingo Hernández y dos (2º bis y 4º) de Garcigrande. Mal presentados, mansos y deslucidos. EL JULI: Oreja, silencio y oreja con algunas protestas; JOSÉ MARÍA MANZANARES: Ovación con saludos, oreja tras aviso y silencio. Entrada: Tres cuartos. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del accidente ferroviario de Santiago. Actuó de sobresaliente José Calvo. Se desmonteró tras parear al quinto José Manuel Montoliu.