David Mora fué el gran triunfador en Azpeitia


por Alberto Lopera

Una brava corrida de Pedraza de Yeltes ha puesto el broche de oro a la Feria de San Ignacio de Azpeitia. Dentro de un importante encierro de la divisa salmantina, sobresalió el lidiado en tercer lugar, de nombre Mirante y que fue premiado con la vuelta al ruedo. Ante él cortó una oreja David Mora. También pudo tocar pelo Iván Fandiño, que logró ante el quinto una faena de mucho peso que no encontró remate con los aceros.

En tercer lugar salió Mirante, un bravo y excelente toro, muy completo en los tres tercios. Especialmente importante fue en varas, empujando en dos entradas espectaculares donde se lució el picador Mario Herrero. En la muleta el toro respondió con clase y humillación y David Mora, que fue arrollado en el recibo a la verónica, cimentó una labor centrada, compacta y ligada por ambos lados. Molestó en ocasiones el viento, pero el de Borox dejó series despaciosas y templadas. Faena vibrante. La espada, un tanto desprendida, dejó el premio en una oreja. El sexto tuvo gran envergadura y se movió con buen estilo en la muleta. David Mora cuajó faena ligada y reunida, de buena armonía en la que destacó el manejo de la mano izquierda.

Iván Fandiño sorteó en su primer turno un toro con movilidad pero con una embestida descompuesta y carente de ritmo. Corto en su recorrido, acusó sus querencias el toro. Ante él, el torero de Orduña cuajó una faena de notable entereza en la que a base de mando y temple le ganó la partida a su oponente. Incuestionable el mérito del vizcaíno. El quinto se empleó con bravura en el caballo, desarrollando después una embestida poderosa, exigente, compleja y fiera por momentos. Vendió caras sus arrancadas pero se encontró a un Fandiño que rayó a gran altura en una faena de un poder y gobierno notables. Muy ambicioso, sacó a relucir su raza y carácter para meter en cintura al toro. Por momentos toreó encajado y largo al natural dentro de un conjunto intenso y de gran emotividad. Falló con la espada, lo que le hizo perder las dos orejas. Faena de altos vuelos.

Abrió plaza un toro de Pedraza serio y de buenas hechuras, con transmisión y movilidad en la muleta y que embistió con recorrido por el pitón izquierdo. Por ahí logró El Cid los mejores momentos de su actuación, en un par de series limpias y de buen oficio. No se encontró cómodo el sevillano en una labor con altibajos que no tuvo remate con la espada. Más metido anduvo con el cuarto, un toro bueno, con movilidad y clase con el que el sevillano construyó una labor decidida que contó con muletazos de bella factura por el pitón derecho. Hubo más corazón que logros por parte del torero que finiquitó al toro de estocada y un golpe de descabello.

Azpeitia, jueves 1 de agosto de 2013. Toros de Pedraza de Yeltes. El primero, bueno, encastado, con buen pitón izquierdo, ovacionado en el arrastre. El tercero, Mirante, número 41, nacido en mayo de 2009, castaño, lidiado en tercer lugar, bravo y completo en los tres tercios, premiado con la vuelta al ruedo. Bueno el cuarto, con clase. EL CID: Silencio y ovación con saludos tras leve petición y aviso; IVÁN FANDIÑO: Ovación tras aviso y ovación con saludos tras dos avisos; DAVID MORA: Oreja y ovación con saludos. Entrada: Casi lleno. Destacaron los picadores Mario Herrero con el segundo y Rafael Aguado ante el quinto