Salió bien del hospital Morante de la Puebla


por Alberto Lopera

Morante de la Puebla ha abandonado a primera hora de esta tarde la Clínica Quirón de Zaragoza donde se encontraba ingresado desde el pasado sábado tras el percance que sufrió en la plaza de toros de Huesca. El torero sevillano ha estado acompañado por su esposa, su apoderado Antonio Barrera y el doctor Carlos Val-Carreres. En declaraciones a los medios que se encontraban a la salida de la Clínica afirmó: “Haré todo lo posible por torear en Ronda, me hace mucha ilusión y sería una tristeza no torear la Goyesca“.

Las cornadas son tributos que pagan los toreros -continuó- pero la herida evoluciona bien“. Morante, que ya se ha desplazado a Sevilla, estará atendido por el doctor Domingo Jiménez quien supervisará la recuperación del torero.

El último parte médico firmado por el doctor Val-Carreres dice lo siguiente: El día de hoy se han realizado al herido los últimos análisis de sangre y pruebas de diagnóstico por imagen que han resultado satisfactorias, si bien persiste una pequeña zona de infiltración hemática en tejido celular subcutáneo de localización próxima a región inguinal que -salvo que se produjera una colección- debe evolucionar hacia resolución espontánea en unos días. La herida presenta buen aspecto y se han retirado tres de los cuatro drenajes que llevaba.