Manzanares se impuso al Juli en el mano a mano


por Alberto Lopera

Gran corrida esta tarde en la plaza de Nimes, donde Manzanares abrió la Puerta de los Cónsules. Manzanares realizó la faena más artística de la tarde en el que cerró plaza, un toro de bandera de Garcigrande, que permitió al alicantino torear muy despacio, con elegancia, cadencia y majestuosidad. Muy vertical, dejando fluir el toreo con naturalidad. El comienzo de faena tuvo quilates. Los pases de pecho, inconmensurables. Los remates tuvieron torería y sabor. El broche lo puso con una gran estocada en la suerte de recibir, que dejó al toro rodado. Dos orejas y rabo y vuelta al ruedo al toro.

El alicantino cortó dos orejas a su primero, un toro de Garcigrande que embistió con transmisión, largo y humillado. Intercaló de salida verónicas y chicuelinas. Quitó El Juli por delantales a pies juntos. En banderillas cogió a Raúl Blázquez, que pasó a la enfermería con una herida en el brazo. Bien Manzanares con el toro, centrado y firme, toreando con gusto y mando a un toro bravo. Faena medida.Lo mejor fue una grandiosa estocada en la suerte de recibir, hundiendo el acero en todos los rubios del toro, esperándolo. Rodó sin puntilla. Dos orejas

Manzanares firmó una labor valiente, centrada y arrebatada ante un toro muy complicado, sin romper adelante y que se rebozaba en cada muletazo. Muy por encima del toro en una faena que se vivió con intensidad. Complicado se puso el toro para matar aunque acabó cazándolo Manzanares.

Una tarde importante cuajó El Juli, por capacidad y solvencia. Si no acompañó a Manzanares a hombros fue por la espada.

El primero fue un toro con más movilidad que clase, al que supo tapar muy bien algunos defectos, empapándolo de muleta y bajándole la mano, todo con mucha firmeza. Faena en la que hubo un final más estático, buscando los circulares y terrenos de cercanía, con una apabullante seguridad. Buena estocada arriba, aunque tardó en caer el toro. Brindó la faena a José María Manzanares padre, quien hace quince años le doctoró como matador de toros en este mismo ruedo.

El de Daniel Ruiz fue un toro encastadito, no fácil y que tuvo virtudes como la humillación y transmisión. Pecó de falta de recorrido. El Juli, con mucha cabeza, a base de paciencia y tesón, extrajo series meritorias, con mucha autoridad y muleta rastrera a un toro que pedía firmeza y mano baja. Faena de capacidad. Media estocada trasera. Brindó a Simón Casas.

Gran faena de El Juli al tercero de su lote, un toro bueno de Garcigrande, que rompió adelante y frente al cual se mostró en toda su plenitud. Faena importante del madrileño, de mucha autoridad en la que poco a poco fue alargando cada vez más la embestida del toro. Citó siempre con la mano muy baja, llevando la embestida muy obligada. Estocada entera al segundo intento. Oreja.

Nimes. Sábado, 14 de septiembre. Toros de Garcigrande (1º), Domingo Hernández (2º, 4º, 5º y 6º) y Daniel Ruiz (3º), el 6º premiado con la vuelta al ruedo. EL JULI: Oreja, ovación con saludos y oreja; MANZANARES: Dos orejas, palmas y dos orejas y rabo. Entrada: Casi lleno. Sobresaliente: Morenito de Nimes.