Una triunfal corrida de rejones en Bucaramanga


por Alberto Lopera

Juan Rafael Restrepo, Willy Rodríguez y Andrés Chica triunfaron y salieron por la puerta grande de la Plaza de Toros Señor de los Milagros, en la ciudad de Bucaramanga.

Con una entrada cercana a los cuatro mil espectadores, bajo una tarde calurosa se llevó a cabo la corrida de rejones anunciada en el marco de las festividades de la capital del departamento de Norte de Santander.

Se corrieron astados de la dehesa del Capiro de Sonsón, bien presentados pero de justísimo juego, apenas para dejar que los exponentes del Arte de Marialba, sacaran hasta la última gota del poco juego y demostrar sus dotes de toreros para alcanzar el éxito.

Juan Rafael Restrepo en su primero, abriendo la tarde corto un trofeo, mientras que en el cuarto alcanzo como premio a su labor las dos orejas del su oponente.

Willy Rodríguez, que lidió el segundo del festejo, entró pisando fuerte, dio una excelente muestra del arte del rejoneo, sus jacas toreras ratificaron por qué son conocidas como las mejores cabalgaduras del rejoneo en Colombia. El resultado de su primera comparecencia fue el corte de las dos orejas de un toro al que le exprimió hasta la última embestida. En el quinto recibió una fuerte ovación, que pudo haber sido un trofeo. La Mirla, Peramanca, Sobregiro y Fortuna actuaron con presteza en el segundo de la tarde. En el quinto Sobregiro fue sustituido por Jerez, caballo que igualmente dio la cara frente a los pitones con mucha exposición.

Willy describió su actuación de manera emotiva y dijo “Tardes como la de hoy es la que me hacen querer mas esta profesión, el cariño de la gente no tiene precio, ver cómo la gente disfruta con cada uno de los caballos y oír el OLE! Al son de las palmas, son la mayor motivación.

Si me preguntan cuál caballo fue el mejor hoy, sería muy difícil la respuesta, ya que cuando toda la cuadra anda a tan alto nivel cada uno de los caballos marca la diferencia y deja un punto muy alto.
El encierro del Capiro de Sonsón muy bien presentados y sirvieron para el lucimiento de todos los rejoneadores.”

La terna la completó Andrés Chica, que cortó un trofeo a cada uno de sus toros después de dos lecciones de rejoneo con farpas, banderillas que se ovacionaron continuamente.

Al final de la tarde, los tres rejoneadores y el ganadero, Don Dayro Chica salieron a hombros de la plaza que conmemoraba sus 10 años de existencia.