Hasta donde llegamos? Valor o mansedumbre


por Alberto Lopera

Observando esta imagen del novillero Carlos Navarro ayer en la plaza de Tamames (Salamanca) besando al toro en los mismos belfos. Y el toro respondiendo al ósculo con un lamido en la propia cara del diestro, muchos aficionados se preguntan si es demasiado valor del torero, o por el contrario mansedumbre clásica con nobleza del cornúpeta.

Carlos Navarro anduvo valiente frente a un novillo de Carmen Lorenzo noble pero escaso de fuerzas. Lo recibió a portagayola y después lo toreó bien al natural. El alarde final llegó clavando la rodilla en el suelo para torear en redondo. Mató de estocada y recibió como premio una oreja. El cuarto fue el mejor de la tarde hasta el momento de su lidia. Tuvo clase y transmisión, luciéndose el torero al natural en series largas y templadas marcadas por el patrón de la calidad. Nobleza total la del novillo y alardes finales del torero dieron paso a la estocada y el premio para ambos: dos orejas para Navarro y vuelta al ruedo para el burel.

Hasta dónde hemos llegado?