Perera gran triunfador en San Miguel-Sevilla


por Alberto Lopera

Abrió el festejo un buen toro de Olga Jiménez, noble, de embestida despaciosa, que permitió gustarse por momentos a El Cid. El de Salteras lo toreó bien con el capote. Con la muleta lo entendió a la perfección dándole su tiempo y su distancia. Lo mejor de la faena sucedió por el pitón derecho, donde hubo ligazón y muletazos largos y despaciosos. La labor bajó mucho su intensidad cuando se pasó los trastos a la zurda. Al toro le faltó fuerza. Mató de pinchazo y estocada. Su segundo, también de Olga Jiménez fue un toro con movilidad, que destacó sobre todo por el pitón derecho. El Cid lo entendió a la perfección con series de muletazos de bella factura con la mano derecha. Al natural la labor bajó de intensidad. Sin ser una actuación rotunda, fue del agrado del público que le pidió la oreja, aunque no de manera mayoritaria, y le premió con la vuelta al ruedo.

El segundo de la tarde fue un toro que tuvo dos comportamientos durante la lidia. Se le cuidó en varas y protagonizó un vibrante tercio de banderillas con grandes pares de Javier Ambel y Vicente Herrera, que se desmonteraron ante la ovación del público, y una buena brega de José Chacón, al que Castella invitó también a desmonterarse pero que el desarrollo de la lidia impidió que lo hiciera. Después, cuando el torero se quedó solo en el ruedo con el animal, este se vino abajo y no permitió ni un sólo muletazo al francés, que lo intentó con ahínco sin éxito. Tampoco pudo ser en el quinto. El de García Jiménez fue soso y sin recorrido. Castella trató de levantar la faena pero le faltaba emoción. El francés se topó con el peor lote.

Una oreja con mucha fuerza cortó Miguel Ángel Perera al tercero, un toro con el hierro de Olga Jiménez, que no se lo puso fácil. Saludaron en banderillas Joselito Gutiérrez y Guillermo Barbero. Perera estuvo enorme en la faena de muleta con un toro difícil que cuando se sentía podido por el extremeño desarrollaba peligro. A pesar de ello, ni una duda ni un renuncio del matador. Firme, rotundo, tragando Perera en una faena que desató los olés del público. Quietud y poder. Finiquitó de una gran estocada y paseó una merecidísima oreja. Enorme estuvo de nuevo el que cerraba plaza. Se fue a recibirlo a portagayola y lo cuajó con el capote de principio a fin. Faena compacta, maciza, cargada de honradez, torería y capacidad. La mejor vino por el pitón derecho. La gente se entregó al poder de Perera. Una oreja tenía en el esportón, y de matar bien hubieran podido ser dos, pero pinchó antes de matar de una estocada baja.

Sevilla. 28 de septiembre de 2013. Segundo festejo de la Feria de San Miguel. Toros de García Jiménez y Olga Jiménez. EL CID: Ovación con saludos y vuelta al ruedo; SEBASTIÁN CASTELLA: Silencio y silencio; MIGUEL ÁNGEL PERERA: Oreja y gran ovación. Entrada: Tres cuartos. Saludaron en banderillas en el segundo Javier Ambel y Vicente Herrera, y en el cuarto Joselito Gutiérrez y Guillermo Barbero. Destacó en la brega del segundo José Chacón.