Una oreja a Sebastián Ritter en Moralzarzal


por Alberto Lopera

Abrió la tarde un novillo alto, de feas hechuras, con movilidad pero sin clase y sin descolgar. Fernando Lomeña hilvanó un trasteo sin brillantez, tesonero y plano. Fue silenciado tras estocada en los bajos.

El segundo novillo fue manejable pero sin entrega. Sebastián Ritter cuajó una faena de buena firmeza. Un inicio destacado, ganando terreno hacia los medios. Dejó muletazos sueltos de buena factura. Mató de buena estocada. Saludos tras petición.

El tercero de la tarde resultó bueno aunque sin terminar de descolgar por abajo. Buena faena de Francisco José Espada, asentada y compacta. De menos a más, el novillero de Fuenlabrada instrumentó una labor segura, de buenas muñecas y notable temple. Destacó su toreo en redondo y el tramo final de la faena con circulares largos. Muy sereno, abundante técnica y cabeza para pensar. Buena estocada y dos orejas.

El cuarto fue un novillo excelente. Mucha clase y movilidad. Fernando Lomeña puso todo de su parte en una faena decidida, con algunos muletazos de buen tono. Labor de altibajos y afán. Ovación para el novillo y silencio para el novillero.

Quinto novillo resultó manejable, marcando mucho las querencias a tablas y sin entregarse nunca. Muy metido Sebastián Ritter con el animal, cuajó una faena seria, de capacidad y temple. Exprimió al animal con entereza, sin renunciar, hasta ser volteado de forma aparatosa en el tramo final, afortunadamente sin consecuencias.

Cerró la tarde un ejemplar manejable, noble, serio, pero sin entrega. Francisco José Espada estuvo firme y decidido. Por el pitón derecho llegaron los mejores momentos en muletazos de buen corte.

Moralzarzal (Madrid). 2 de feria. Novillos de La Guadamilla, bien presentada, seria y de buen juego. El mejor, el cuarto, extraordinario. FERNANDO LOMEÑA: Silencio y silencio; SEBASTIÁN RITTER: Saludos tras petición y oreja; FRANCISCO JOSÉ ESPADA: Dos orejas y ovación con saludos tras petición. Entrada: Más de media plaza. Saludó en banderillas Ángel Otero.

El novillero Francisco José Espada ha causado impacto en Moralzarzal, donde ha salido en hombros tras cortar dos orejas por una faena importante al tercero. También Sebastián Ritter paseó una oreja del quinto, que le dio una fuerte paliza, de la que afortunadamente solo salió con varetazos. Completó el cartel Fernando Lomeña, que fue silenciado.

Espada paseó el doble trofeo del tercero, un animal que fue a más durante su lidia aunque no siempre terminó de romper por abajo. Espada cuajó una faena despaciosa, templada en la que destaco su manejo de la izquierda. El manejable sexto se movió aunque le faltó clase y Espada estuvo de nuevo muy firme y con mucha determinación resolviendo la papeleta. Destacó por el pitón derecho.

Sebastián Ritter estaba firmando una firme faena de disposición y capacidad frente al quinto cuando fue volteado muy aparatosamente en las postrimerías del trasteo. Ritter se incorporó sin mirarse y tras estocada paseó el citado trofeo. Posteriormente pasó a la enfermería, donde comprobaron que solo ha sufrido golpes. Anteriormente se mostró asentado con el segundo, un astado manejable al que corrió bien la mano poniendo mucho de su parte pero le faltó redondear con la espada.

Lomeña no pasó de voluntarioso con el áspero tercero, que protestó mucho. Después tiró de voluntad con el buen cuarto, que fue aplaudido en el arrastre.