Corrida muy seria para la alternativa de Ritter


por Alberto Lopera

La ganadería de Victoriano del Río será mañana viernes la protagonista de la primera de las tres corridas que componen la Feria de Otoño. El hierro madrileño regresa a Las Ventas después de su clamoroso éxito en la pasada Feria de San Isidro. La corrida será estoqueada por El Cid, Iván Fandiño y Sebastián Ritter, que tomará la alternativa.

“Es una corrida de Madrid en toda regla, muy buena, que se corresponde con las hechuras y tipología del toro que en esa plaza se exige. La mayoría de los toros pertenecen al hierro de Toros de Cortés, son cuatreños y hay de distintos pelajes: colorados, negros y algún burraco. La corrida está muy cuajada y sobre todo, tiene las caras muy serias”, detalla el ganadero madrileño.

En la feria se pondrán sobre el tapete hasta tres encastes distintos: Victoriano del Río, con procedencia Domecq; Puerto de San Lorenzo, de sangre Atanasio-Lisardo y los albaserradas de Adolfo Martín. Tres ramas muy distintas que defenderán en el ruedo de la capital las virtudes de sus respectivas estirpes. Victoriano asegura que el público madrileño valorará cada encierro en función de su procedencia: “Al ser distintos encastes hay distintas formas de embestir y de comportarse en las plazas, por lo que no son comparables unas ganaderías con otras. Aunque el toro bravo es bravo sea del encaste que sea, hay distintas formas de considerar a los toros, porque el público no espera que mi toro embista como el de Adolfo o como el de El Puerto”.