Interesante alternativa de Sebastián Ritter


por Alberto Lopera

La única oreja de la corrida primera de la Feria de Otoño en Madrid ha sido para Iván Fandiño, las dos orejas que tenía aseguradas Manuel Jesús “El Cid” por la sensacional faena a su segundo, las perdió por la mala suerte con la espada, y el peor lote del ecierro se lo llevó en mala hora Sebastián Ritter que recibió su alternativa. Malo el primero sin recorrido, y manso de buey el sexto. Lástima, pero lo importante es que ha dejado un gran ambiente en Madrid, ha sido una alternativa muy digna e interesante.

Manuel Jesús El Cid y un gran toro de Victoriano del Río protagonizaron un maravilloso encuentro en Las Ventas. Faena cumbre del sevillano que se reencontró con su plaza de Madrid. La espada, como otras tantas veces, le volvió a cerrar la Puerta Grande. Iván Fandiño paseó una oreja del exigente y encastado tercero, mientras que el colombiano Sebastián Ritter se mostró sereno y firme en la tarde de su doctorado.

Manuel Jesús “El Cid” perdió la puerta grande tras pinchar una gran faena al cuarto, un excelente toro de Victoriano del Río. Verbenero tuvo un extraordinario pitón izquierdo y pronto y claro lo vio el sevillano que se echó la muleta a la zurda de inicio. Rotunda de principio a fin la faena. Tres series soberbias sobre ese pitón. Relajado, abandonado y erguida la figura. Naturalidad. La mejor versión de El Cid en su Madrid. Se gustó el torero de Salteras. Una serie de mayor gobierno y mando. Se encajó sobre la derecha, en otra tanda importante y templada ante un toro de enorme clase, duración y profundidad. En pie la plaza. Otra serie más al natural excelente. La plaza feliz y entregada al sevillano, que de nuevo vio como perdía la puerta grande tras pinchar en tres ocasiones. Como tantas veces. Clamorosa vuelta al ruedo que también mereció el toro. Antes de todo ello hubo un capítulo precioso en el tercio de quites. Primero uno de El Cid sensacional por delantales. Con temple, cadencia y gusto. Entró Iván Fandiño, por ajustadísimas gaoneras. Muy ceñidas. Y replicó El Cid en tres lances a la verónica con ritmo y gusto.

El segundo, bajo y bien hecho, fue protestado en los primeros tercios por su poca fortaleza, sin embargo llegó a la muleta con buen galope y movilidad. El Cid realizó una faena de tono medio con momentos estimables sobre la zurda pero que nunca llegó a romper de verdad. Mató de estocada entera al segundo intento.

Al mismo centro del ruedo se fue Iván Fandiño para arrancar la faena tras brindar al doctor Máximo García Padrós. Por estuarios. Muy quieta la planta. Sobresalientes los remates por abajo. Se movió el toro con emoción y transmisión y lo aprovechó el de Orduña en dos tandas emocionantes, con vibración. Enfibrado y entregado el torero, se encajó sobre la diestra en una serie ligada y de mano baja ante un toro encastado. Bajó el nivel de la faena al natural, que de nuevo recobró la intensidad con una serie rotunda, poderosa y maciza con la derecha. Faena seria, de gran autoridad y aplomo del vizcaíno ante un animal exigente. Estocada. Oreja. Durante el primer tercio, Roberto Martín “Jarocho” resultó feamente volteado al tratar de sacar al toro del caballo. El subalterno fue prendido hasta en dos ocasiones sin llegar a ser herido.

Hizo un esfuerzo ante su segundo, un toro deslucido, bajo de raza y sin emoción. Lo intentó el vizcaíno en una faena sin opciones que remató de estocada entera.

Sebastián Ritter se doctoró con Ebanista, un toro serio, astifino y muy armado por delante de Toros de Cortés. Tras un largo parlamento de El Cid, brindó al cielo en recuerdo de Antonio Corbacho. Tuvo nobleza y buena condición el toro pero resultó flojo y blando. Falto de empuje. El toricantano anduvo dispuesto y firme en una labor serena, fácil y solvente. Faena larga que finalizó de estocada atravesada. Cerró plaza un toro muy armado, amplio, que salió suelto en los primeros tercios. Brindó al público, sin embargo el colombiano se estrelló ante un animal descastado, sin fondo ni clase. Sin opciones Ritter.

Madrid, viernes 4 de octubre de 2013. Toros de Victoriano del Río (2º, 3º y 4º) y Toros de Cortés (1º, 5º y 6º). Desiguales de presentación y juego. Extraordinario el cuarto, de nombre Verbenero, de enorme clase, fondo y profundidad, fuertemente ovacionado en el arrastre. Encastado y exigente el tercero, de mejor pitón derecho que izquierdo. Noble pero flojo el primero. Con movilidad el segundo. Deslucidos y bajos de raza quinto y sexto. EL CID: Silencio y vuelta al ruedo; IVÁN FANDIÑO: Oreja tras aviso y silencio; SEBASTIÁN RITTER, que toma la alternativa: Ovación con saludos y silencio; Entrada: Más de tres cuartos. Tras romperse el paseíllo Madrid obligó a saludar a Iván Fandiño, que compartió la ovación con sus compañeros de cartel. Sebastián Ritter tomó la alternativa con “Ebanista”, número 160, nacido en 8/09, negro, de 526 kilos de Toros de Corté