Juan del Álamo abrió la Puerta Grande en Lima


por Alberto Lopera

Juan del Álamo ha abierto la puerta grande de la bicentenaria plaza de toros de Acho tras desorejar por partida doble al toro que cerró plaza en el segundo festejo de la Feria del Señor de los Milagros. El salmantino protagonizó los mejores pasajes de un espectáculo en el que su paisano Javier Castaño tocó pelo del toro que abrió plaza y David Mora, con el lote más deslucido, fue silenciado.

Javier Castaño paseó un trofeo del primero, un ejemplar noble y con movilidad aunque de poca clase. El salmantino pisó el ruedo con firmeza y toreó por los dos pitones en una labor fundamentalmente entregada. Mató de estocada casi entera y el público pidió para él el apéndice de la res. Con el deslucido cuarto lo intentó pero no hubo opción de redondear la tarde.

David Mora fue silenciado tras lidiar al segundo, un toro que tuvo fijeza y prontitud por el pitón derecho pero que fue a menos durante a su lidia y llegó a desarrollar sentido. Por ese lado basó su quehacer el toledano en una labor larga, laboriosa, concluida con manoletinas y precedida con el capote por un quite por chicuelinas. No mejoró su suerte en el quinto, con el que realizó un esfuerzo que no pudo tener recompensa. Se echó el capote a la espalda en el quite, pero en el último tercio se rajó el animal y no le dio opción.

Juan del Álamo estuvo muy por encima de las condiciones del tercero, un ejemplar de escasa emoción con el que el salmantino mostró sus ansias de triunfo y raza de torero. Su esfuerzo fue compensado con la ovación del público. Paseó las dos orejas del sexto, al que toreó bien sobre las dos manos, enganchando adelante las embestidas y ligando en un palmo de terreno. Llegó con fuerza a los tendidos, siendo en un momento de su labor muletera prendido por el pecho sin consecuencias. Sujetó al toro, que tendía a rajarse y buscar las tablas pero fue el de mejor juego del envío y obtuvo el doble trofeo tras matar de una estocada.

Lima (Perú), 3 de noviembre de 2013. Toros de Juan Bernardo Caicedo, desiguales de presentación y juego. El mejor el 6º. para Javier Castaño, oreja y silencio; David Mora, silencio en ambos; y Juan del Álamo, ovación y dos orejas. Entrada: Más de med