Las verónicas de Morante lo mejor en la México


por Alberto Lopera

Abrió plaza un toro noble y manejable de Hamdan, que tuvo tanta calidad como falta de empuje, fuerza y poder. Zotoluco, obligado a saludar tras romperse el paseíllo, realizó una faena templada y suave, sin apretar ni obligar a su oponente, pero que tuvo momentos estimables al natural. Fue mejor la ejecución que la colocación de la espada, logrando cortar una oreja. El nulo trapío del cuarto incendió al público que protestó con fuerza hasta que el juez de plaza ordenó devolverlo. El cuarto bis fue un sobrero de Celia Barbabosa, deslucido, ante el que Zotoluco no se acopló en una faena breve.

Morante dejó su sello ya de salida al segundo en media docena de lances a la verónica de extraordinaria cadencia, empaque y belleza. Bonitas fueron las chicuelinas para llevar al toro al caballo y un posterior quite, también a la verónica. Poca historia tuvo la faena ante un toro con las fuerzas al límite ante el que el sevillano lo intentó por ambos pitones pero sin éxito. El quinto fue otro toro mal presentado. Falto de todo. Y protestado por el público. Morante se gustó de nuevo con la capa en cuatro lances y una bella media. La faena tuvo pinceladas de mucho gusto ante un toro falto de raza y sin continuidad. Aun así el sevillano logró muletazos de gran factura sobre la diestra, con relajo y encaje. Mal con la espada.

El anovillado tercero fue devuelto por su falta de trapío y ante las fuertes protestas del respetable volvió a los corrales. Salió en su lugar un sobrero de Celia Barbabosa, que resultó deslucido, sin clase y rebrincado. Lo intentó Silveti pero desistió pronto el torero azteca ante las pocas opciones de lucimiento. Cerró plaza un toro noble pero falto de emoción frente al que Silveti puso todo de su parte en una faena de amor propio y notable compromiso. Mejor al natural el mexicano, corriendo bien la mano y alargando la embestida de un animal a menos. Con el toro muy aplomado, Silveti se pegó un sincero arrimón, muy valiente y firme, que puso en pie a los tendidos. Finalizó por bernadinas y tan sólo el fallo con los aceros le dejó sin premio.

México D.F. (México), domingo 3 de noviembre de 2013. Toros de Julián Hamdan y Celia Barbabosa (3º y 4º bis), muy mal presentados, de escaso trapío. Tercero, cuarto -ambos devueltos ante la bronca- y quinto, fuertemente protestados. Eulalio López “Zotoluco”; Oreja con petición de la segunda y silencio; Morante de la Puebla: Silencio y silencio tras aviso; Diego Silveti: Silencio y ovación con saludos. Entrada: Más de media plaza. Al término del paseíllo el público obligó a saludar a Zotoluco por su 70 paseíllo en la Plaza México, que compartió la ovación con sus compañeros de cartel. Saludó tras banderillear al tercero Diego Bricio y Cristian Sánchez en el cuarto.