César Rincón de nuevo condecorado en España


por Alberto Lopera

El torero colombiano César Rincón, el más grande exponente de la torería americana en todos los tiempos, recibió ayer en Madrid el codiciado galardón que reconoce el Círculo Amigos de la Dinastía Bienvenida al “ Valor que distingue la humildad y la honestidad en el toreo”.

“La pureza que ha tenido César Rincón en el toreo, pasarán años sin que volvamos a verla. Con él España pagó una deuda que tenía con Colombia”. Son palabras de José Luis Lozano ayer durante el acto de entrega al torero bogotano del X Premio ‘A los valores humanos’ que otorga anualmente el Círculo de Amigos de la Dinastía Bienvenida. El taurino toledano fue uno de los oradores que glosaron la figura de Rincón, de quien valoró “faenas como la de Bastonito en Madrid, otra en medio de un vendaval frente a un toro de Puerto de San Lorenzo, una a un toro de El Pilar en Valencia o la de su despedida de Sevilla”.

En un acto sencillo pero emotivo, celebrado en el Teatro Muñoz Seca de Madrid, la entidad rindió homenaje a un César Rincón que manifestó su agradecimiento y “la necesidad de este tipo de homenajes porque recordar es vivir”. El diestro recordó en su intervención sus inicios en casa de la familia Lozano, la dureza de los comienzos, tuvo palabras de afecto para quien fuera su primer apoderado Luis Álvarez –también presente entre los intervinientes- y se acordó “de todas las personas que me ayudaron a cumplir el sueño de ser figura. Uno no puede luchar sólo contra el mundo, necesita ayudas que cuando se está al otro lado del río hay que agradecer”.

El galardón –consistente en una escultura de Antonio Bienvenida, obra del artista Santiago de Santiago- se ha concedido a César Rincón “por los valores de humildad, honestidad, verdad, capacidad y respeto que representa fuera y dentro de los ruedos”, argumentó en su intervención el periodista Javier Hurtado.

La Concejala del Ayuntamiento de la capital, María Dolores Navarro, presidio un acto en el que estuvieron presentes también Fernando Claramunt, presidente del Círculo; Miguel Mejia “Bienvenida” como representante de la dinastía y estuvo conducido por Juan Lamarca.