LA TAUROMAQUIA es ya PATRIMONIO CULTURAL


por Alberto Lopera

La Tauromaquia ha sido por fin declarada Patrimonio Cultural en España. Con el apoyo del Grupo Popular y UPN, la abstención del Grupo Socialista y el voto en contra de los partidos minoritarios de izquierdas y de los nacionalistas vascos y catalanes, la Tauromaquia ha sido reconocida por ley blindada por el Gobierno en todas sus manifestaciones.

La votación se ha producido esta noche tras una larga sesión de tres horas y media en las que las posiciones de partida de todos los grupo políticos se han confirmado y no variaron, hecho que tampoco ha sucedido desde el inicio de la tramitación de la ILP hace nueve meses.

La Ley ha sido aprobada con 144 votos a favor, 26 en contra y 54 abstenciones y entrará en vigor en los próximos días tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado -BOE-.

La Propuesta de Ley para la regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural ha sido aprobada esta noche en el Senado, tras un debate y votación de casi cuatro horas. Ha sido aprobada con los 144 votos favorables del Partido Popular, que también rechazaron los vetos y las enmiendas presentadas a la propuesta. El PSOE se abstuvo y los restantes grupos con presencia en la Cámara se opusieron a la aprobación de la medida. El sector taurino, pues, ha vivido hoy una de sus tardes más trascendentales, pues la aprobación de la medida supone, por lo pronto, la protección de los toros en todo el territorio nacional y la imposibilidad de que cualquier Comunidad Autónoma legisle contra la celebración de las corridas de toros.

La sesión comenzó con las intervenciones del senador Jesús Enrique Iglesias, de la senadora Ester Capella i Ferré y del senador Jordi Guillot. El primero afirmó que la Propuesta era ‘un fraude de ley’ y Capella y Guillot dedicaron su primera intervención a rechazar la práctica de la Tauromaquia en términos morales, con abundancia de calificativos. Tras ellos, intervinieron el senador José María Cazalis, del PNV y el senador Joan Bagué, de Convergencia i Unió. Fueron ellos dos los que centraron el debate en el asunto de las competencias: afirmando que el Estado no tiene capacidad para legislar sobre los asuntos que se contemplan en la Propuesta a debate.

En último lugar de la primera ronda de intervenciones, intervino el senador Sebastián Ruiz, del PP. Su discurso giró en torno a la Tauromaquia como motor de desarrollo cultural, como fuente de empleo y como sector ecológico. Ofreció, además, cifras sobre la importancia que los ciudadanos otorgan a la Tauromaquia como espectáculo y cifras que retratan al sector como económicamente relevante. Tras las réplicas de los portavoces, se procedió a votar los vetos presentados: todos, los cinco, fueron rechazados.

Eran las 20.42 horas y el debate entraba entonces en la fase de discusión de las enmiendas. Las intervenciones de los portavoces fueron en esta ocasión más breves y se limitaron a repetir los argumentos que ya habían desarrollado en la primera fase del debate. La nota simpática del turno la puso el senador Pedro Eza, del Grupo Mixto-UPN, con una intervención personal, en la que expresó su apoyo a la propuesta tras repasar la relación de toda su vida con los toros. Al filo de las 22 horas, fueron rechazadas todas las enmiendas presentadas a la Propuesta. Tras ello, se procedió a la votación de la propuesta, que fue aprobada con los votos del Grupo Popular.