Puerta Grande a Padilla en su debut en Lima


por Alberto Lopera

Juan José Padilla cortó las dos orejas del cuarto toro jugado en el festejo de Acho, el mejor de los lidiados en un encierro deslucido en su mayoría. Disfrutó con él el jerezano en una faena en la que se le notó a gusto y disfrutando en la cara del toro. Se entregó de principio a fin en los tres tercios y el público, volcado con el matador, consiguió para él el doble trofeo a pesar de haber pinchado con el acero.

Alfonso de Lima saludó una ovación a la muerte del tercero, un animal de San Esteban de Ovejas que metió bien la cara y permitió al diestro nacional causar buena impresión ante sus paisanos. Pinchó con la espada y el posible premio quedó reducido a unos aplausos que recogió desde el tercio. Poco pudo hacer ante el complicado y deslucido sexto, con el que apenas tuvo opciones.

El Fandi cuajó un gran tercio de banderillas ante el quinto, un ejemplar que se vino pronto abajo pero lo aprovechó bien el granadino mientras duró. Puso todo de su parte el matador, pero fue imposible el lucimiento porque el animal nunca terminó de entregarse de verdad.

No propiciaron el triunfo los dos primeros toros del festejo que está celebrándose en la bicentenaria plaza limeña de Acho. Juan José Padilla y El Fandi estuvieron muy por encima de la deslucida y complicada condición de sus dos antagonistas, siendo aplaudido el jerezano y silenciado el granadino.

Lima (Perú), 10 de noviembre de 2013. Plaza de toros de Acho. Toros de La Ahumada y San Esteban de Ovejas (1º y 3º), desiguales de juego, deslucidos y complicados en su mayoría. Bueno el 4º. Juan José Padilla, aplausos y dos orejas; El Fandi, silencio en ambos; y Alfonso de Lima, ovación con saludos y silencio.