Pablo Hermoso inicia en Lima su gira en América


por Alberto Lopera

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza inicia este domingo un nuevo periplo americano. Es sin lugar a dudas el rejoneador con más cartel en América, y por ello el importante número de corridas que toreará – cerca de cincuenta – especialmente en plazas mexicanas y colombianas.

A su llegada a Lima donde toreará el domingo, se expresó ante la prensa limeña así:

Después de catorce años regreso a Acho, la expectativa no puede ser más bonita y positiva, a nivel sentimental me hace mucha ilusión reencontrarme con un público del cual tengo recuerdos maravillosos“. Son palabras de Pablo Hermoso de Mendoza recién aterrizado en Lima donde va a arrancar una extensa temporada americana. “La afición limeña es madura, consolidada y una de las más serias de Sudamérica. Recuerdo que los dos años que vine tuve la suerte de que me embistieron los toros y pude conectar con la afición, que es mi máximo deseo para este domingo“.

Cuestionado sobre cuáles son los caballos que ha llevado a Lima para el primero de los dos compromisos en la Feria del Señor de los Milagros apunta: “La cuadra está integrada por Napoleón, Churrumay, Viriato, Disparate, Manolete y Pirata, todos son caballos con los que toreo en las principales ferias“.

La plaza Acho será para el rejoneador navarro la primera parada dentro de su temporada americana. “Luego estaré en Ecuador, dos tardes en Quito, y regresaré para el siguiente domingo a Acho. Después comenzaré una temporada clásica para mí en Colombia a inicios de año, y tendré una actuación en Mérida (Venezuela). A partir de ahí empieza una temporada larga, de febrero a abril, en México, que es el país de América en el que más he venido toreando, con alrededor de 40 corridas“.

Durante la conversación también hubo tiempo para preguntarle sobre la jinete peruana Conchita Cintrón, una referencia en el arte del rejoneo. “Tuve la suerte de convivir con ella en algunos momentos de mi vida. La conocí en Lisboa, con ocasión de una corrida que toreé en Campo Pequeno y que fue retransmitida por Televisión Española. Después coincidí con ella varias veces en México, incluso uno de los pocos toros que he brindado en mi vida, porque soy muy poco dado a los brindis, fue para ella en la plaza de Guadalajara (México) en el año 2001“, comenta el navarro antes de continuar: “Hablé mucho con ella de sus vivencias, de toros, y me acuerdo que luego hubo un tiempo en el cual me escribía cartas contándome sobre el toreo a caballo de su época, de la convivencia en los largos viajes con toreros de entonces. Para mí fue un privilegio poder conocerla a ella y a sus hijos, con los cuales todavía tengo cierta relación“, concluye.