Joselito Adame, Amo de la monumental México


por Alberto Lopera

Muy buena acogida tuvo la Monumental para presenciar un festejo con tres jóvenes mexicanos que tienen a la afición ilusionada. Los tres mostraron sus armas y se impusieron con ganas y determinación, aunque al final, quien se llevó el gato al agua fue nuevamente un valiente Joselito Adame, que salió una vez más a hombros.

Gran susto el que se vivió en el segundo de la tarde y primero de la lidia a pie, cuando Joselito Adame resulto cogido de dramática manera. Fue mientras abrochaba su faena con unas ceñidas manoletinas, cuando el toro lo zarandeó por el pecho, aunque afortunadamente todo quedó en un susto. Momentos de verdadera angustia. Se repuso Joselito y continuó con la faena, con el público enloquecido con el torero, antes de dejar una gran estocada que tumbó al toro sin puntilla. Dos orejas de peso. La faena tuvo ritmo y ligazón ante un toro con movilidad. El cuarto humilló y tuvo fijeza, pero le faltó entrega y recorrido en su embestida. Joselito Adame acusó la fuerte voltereta y se le vio algo mermado de facultades. No hubo acople entre toro y torero.

El sexto de Barralva fue el toro de la tarde y a buen seguro de la temporada en la Monumental. De pelo colorado, estrecho de sienes y corto de manos, preciosas las hechuras. Embistió encastado y con transmisión, galopando con buen tranco y fijeza a la muleta, por abajo, siempre presto al cite de Diego Silveti, que lo toreó largo en una faena basada sobre el pitón derecho. Antes de entrar a matar, parte del público pidió el indultó del bravo astado, petición que no alcanzó su objetivo. Silveti pinchó reiteradamente y se esfumó un triunfo gordo. El tercero fue un toro que tuvo nobleza pero cuya falta de fuerzas impidió que Diego Silveti pudiera levantar el vuelo de una faena que se vivió con frialdad por parte del público. Mal con la espada. Saludó en banderillas Cristian Sánchez.

Arturo Saldívar toreó por momentos con templanza y largura en los primeros compases de la faena de muleta su primero. Pero el toro, al que le costó humillar, se vino a menos aunque el diestro puso la nota de emoción en el toreo de cercanías, dejándose rozar los pitones en la taleguilla. Ajustadas bernadinas antes de montar la espada, que entró al segundo intento, perdiendo los trofeos. Comenzó bien la faena de muleta de Saldívar al sexto, un toro que embestía por abajo y con transmisión, pero que no sacó fondo y se apagó pronto. No pudo redondear Saldívar, muy dispuesto en todo momento.

No tuvo una lucida actuación la rejoneadora Mónica Serrano con el animal de Fernando de la Mora que abrió plaza. El burel, de escaso celo, se llevó dos rejones de castigo y sólo dos banderillas, pues la jinete se mostró excesivamente fallona con ellas. Montó a Madroño y Artista, entrando a matar con Arzac, con el que pinchó varias veces antes de enterrar el rejón de muerte. Tuvo que salir a rematar al toro el sobresaliente, que empleó espada y descabello.

México D.F. (México), 1 de diciembre de 2013. Un novillo de Fernando de la Mora, para rejones, y Barralva, para la lidia a pie, serios, de impecable presentación, manejables en general; destacó el sexto, bravo, premiado con el arrastre lento. La rejoneadora Mónica Serrano, pitos tras dos avisos; Joselito Adame: Dos orejas con petición de rabo y silencio; Arturo Saldívar: Saludos desde el tercio y silencio; Diego Silveti: Silencio tras aviso y ovación de despedida. Entrada: Dos tercios. Se desmonteraron Héctor Rojas (2º) y Cristian Sánchez (4º).