Destituido el alcalde Gustavo Petro


por Alberto Lopera

La Procuraduría General de la Nación ha destituido en forma fulminante el Alcalde de Bogotá Gustavo Petro, de su cargo y además inhabilitado por 15 años para desempeñar cualquier cargo público.

La noticia ha sido recibida con beneplácito por toda la afición taurina colombiana, pues fue él quien en forma dictatorial ordenó el cierre de la plaza de toros para cualquier actividad taurina desde hace dos años.

El alcalde Petro desde un comienzo de su mandato quiso prohibir la celebración de las corridas en razón a compromisos adquiridos con los llamados antitaurinos. Sin embargo la Corte Constitucional se pronunció al respecto afirmando que los alcaldes no pueden abolir un espectáculo que está regido por la ley en ciudades donde por tradición se han celebrado.

Ante ese pronunciamiento que claramente defiende la realización de las corridas de toros, resolvió cancelar en forma unilateral el contrato por el cual el Distrito entregó la plaza a la Corporación Taurina de Bogotá, que por cierto instauró ante la Corte, una tutela para defender el derecho a la libre empresa.

Con la destitución del Alcalde Gustavo Petro, se vislumbra un panorama muy positivo para la reanudación de las corridas de toros en la capital colombiana, y por ello, la afición ha recibido con beneplácito el mandato de la Procuraduría.