México triunfó en la novillada de Feria en Cali


por Carolina Baquero

En la plaza de toros de Cañaveralejo sonaron clarinets y timbales para dar inicio a la Feria de Cali número 57, con un cartel de novilleros de tres nacionalidades diferentes… México, España y Colombia.

Brandon Campos se lució con el desclasado Tabernero de Salento, un debut con mucho gusto y Madurez, por parte de este Mexicano que cuenta a su corta edad con un amplio recorrido. Logró facturar una faena templada, completa, ligada y muy técnica… Faena por los dos pitones, que tapó en gran manera los defectos del novillo, que sobresalió negativamente por su embestida brusca y peligrosa.

La suerte suprema fue dificil de lograr al tornarse caminador el de Salento, en el momento de decisión la estocada se fue contraria pero completa y totalmente efectiva. El respetable solicitó al Palco presidencial, donde se encuentra el gran periodista Carlos Ilian, un oreja que fue concedida al novillero de Queretaro; quien la paseó dando la vuelta al ruedo a la mexicana, contrario a las manecillas del reloj.

En su segundo ejemplar Campos inició por cambiados por la espalda de alta exposición y precisión. La figura muy torera, extendiendo sus brazos, abriendo el compás y llevando los pases hasta el final de la cadera… La faena tuvo siempre muy buen son y variedad, no hubo tiempos muertos; lo que hubo fue tiempos y distancias correctas. Pinchó en su primer intento de matar y mató con estocada completa y desprendida. Cortó una oreja.

Valor y pundonor fue lo que tuvo en su primero Juan Miguel , nacido en Colmenar de Oreja en la Comunidad de Madrid, quien tuvo como oponente a Fogatero; un deslucido y manso ejemplar, tarde, soso y sin clase. La faena se tornó irregular por la falta de continuidad y la necesidad de rectificar la colocación despues de cada pase…. El novillero estuvo limpio dentro de lo poco que pudo hacer, sin embargo su lunar negro fue la espada que en primer lugar fue envainada, luego un pinchazo y finalmente una estocada desprendida. Palmas.

Un muy buen inicio de faena con seis naturales limpios y alegres, ejecutados al noble Pintado de 468 k, que tardeó en varias ocasiones durante la faena… Despues de esas tandas entuciastas se vino a menos la faena, el novillero y el novillo. Quiso el español adornarse en momentos donde la prioridad era comprender la lidia adecuada al astado, dejó tantos tiempos muertos que le dio la oportunidad al novillo de aburrirse y de acentuar su defecto de tardear.

La faena desorganizada y la perdida de papeles, dificultó aún más la muerte del toro… Tres pinchazos, estocada en buen sitio y un muy acertado descabeyo a un novillo con poca raza. Silencio.

Andres Bedoya de la ciudad de Manizales, mostró su gran voluntad pero su poca experiencia y los pocos novillos que han pasado por sus manos, pues dejó ir al buen Navideño de Salento. La faena fue desordenada y sin calidad, hecho que hizo ver menos a un ejemplar con raza y al que se le pidió vuelta al ruedo por su comportamiento, vuelta que no fue concedida por la Presidencia.

Faltó conexión entre toro y torero… Esa poca relación se vio marcada al no poder ejecutar tandas ligadas y templadas. La espada jugó una muy mala pasada… Solo entró tras seis intentos fallidos. Silencio para Bedoya tras dos avisos y arrastre lento para el novillo.

De rodillas y con la intención de borrar lo hecho en su primero, Andres Bedoya saludó a Manchado de 482 kilos, a quien probó por los dos pitones, mejor por el derecho donde fundamentó la mayoría de su faena. El novillo por momentos fue incierto y desconcentró al novillero manizaleño, quien poco a poco se dejó contagiar de la incertidumbre de su astado y se vino a menos su faena. Nuevamente en la suerte suprema falló y tras dos pinchazos hondos el novillo dobló sus manos para ser pasaportado por el puntillero. Silencio