El rej. Willi Rodríguez triunfador en Duitama


por Alberto Lopera

Muy pocos aficionados en la primera corrida de la Feria. No llegaron a mil los que acudieron a la plaza “César Rincón”, en una tarde de clima agradable, y de noche fresca, pues la corrida de ocho toros terminó al filo de las siete y media.

Se lidiaron ocho toros de Rocha Hermanos, de aceptable presencia y escaso juego. En general faltos de raza, salvo los segundos del rejoneador y de Jaime Caro.

Cara y cruz la actuación del rejoneador Willi Rodríguez quien escuchó los tres recados presidenciales en su primero y muchas ovaciones en el otro al que colocó rejones y banderillas al compás de la música. Certero con el rejón de muerte, paseando una oreja justamente.

Muy complicado el lote de Guerrita Chico quien trató en ambos de solucionar las complicaciones que le ofrecieron, pero cuando no hay tela de donde cortar, es imposible labor alguna.

Lamentablemente se vio a Jaime Caro muy falto de oficio especialmente en su segundo el de mayores posibilidades al que le endilgó muletazos aislados que se pudieron premiar de no haber fallado con la espada.

Por su parte Ricardo Rivera de gran actuación hace dos días en la feria de Cali se encontró con un toro de mucho peligro en primer turno. Muy poco pudo hacer, fuera de despacharlo con decoro. En el último de la corrida, al filo de las siete y media de la noche expuso demasiado hasta lograr una serie por naturales y no más.

RESUMEN – Plaza de Duitama, primera de feria con escasos mil aficionados. Ocho toros de Rocha hermanos, deslucidos y faltos de raza. El rejoneador Willi Rodríguez, tres avisos y una oreja. Guerrita Chico, silencio y silencio. Jaime Caro, silencio y dos avisos. Ricardo Rivera, silencio y aviso.