Novillada de lujo de ACHURY VIEJO


por Alberto Lopera

Una magnífica entrada para la novillada que dio inicio a la Feria de Manizales, cerca de tres cuartos del aforo, en tarde agradable, con amagos de lluvia al final de la corrida.

Un lujo el encierro enviado por Felipe Rocha. De excelente presentación y juego, cuatro con trapío y buena raza. Además de mostrar mucha nobleza ninguno buscó tablas. Les vino grande tanta bravura a la terna de novilleros que a falta de oficio, se vieron escasos de valor y conocimientos para salir adelante.

Solo una oreja se cortó. Fue Camilo Pinilla el agraciado con el primer ejemplar de nobleza y calidad sin límite que supo aprovechar en series con ambas manos rematando de estocada efectiva. Su segundo, un bravo y hermoso toro con un lucero en la frente se le fue sin entenderlo, estuvo siempre a la deriva y por ello se silenció al final.

Muy verde, escaso de valor y conocimientos se mostró Juan Manuel Noreña en sus dos toros. Algunos pases aislados que no movieron los tendidos, siempre a merced de los toros sin funcionamiento cerebral. Un desastre con los aceros, dos avisos en uno y los tres en el otro.

Tampoco fue la tarde de Manrique Rivera joven diestro que llegó precedido de buena actuación en las novilladas económicas de Las Ventas. Al montar la espada en su primero se cortó la mano, pasando a la enfermería donde le suturaron la herida. En el sexto, un gran toro, solo se le abona un quite por gaoneras. Lo demás nada de nada.

RESUMEN – Feria de Manizales, tres cuartos del aforo. Novillos de Achury Viejo de gran presencia y juego. Camilo Pinilla, oreja y silencio. Juan Manuel Noreña, silencio con dos avisos y tres avisos. Manrique Rivera, Silencio y silencio