Oreja para P. Hermoso, en Puente de Piedra.


por Alberto Lopera

Llenazo de “No hay Boletas” en la placita de Puente de Piedra ubicada en este municipio a escasos 35 kilómetros de Bogotá. La gran mayoría aficionados de la capital colombiana, entre ellos muy distinguidas personalidades como varios Ministros de Despacho y el Procurador General de la Nación.

Un encierro muy bien presentado de La Carolina pero de irregular comportamiento, y escasos de raza, sobresaliendo el corrido en segundo lugar, muy bravo y encastado que propinó tremendo palizón a Juan Solanilla.

Paco Perlaza en sus dos toros estuvo muy digno y enterado. Se le notó de lejos el oficio que ya tiene e intentó ligar series por ambos pitones, pero su lote fue muy escaso de raza impidiendo el lucimiento. Estuvo entregado a todo momento sacando el máximo provecho a tan escaso material.

Impresionante la cogida sufrida por el joven Juan Solanilla en su primero, un buen toro que le permitió torear con buen gusto, salió con el traje destrozado y tuvo que recurrir a un pantalón de monosabio para lidiar a su segundo toro, un ejemplar falto de raza y al que logró sacarle muletazos aceptables, pero sin suerte con la espada.

De salida se partió el pitón el primer toro del rejoneador Pablo Hermoso. En su reemplazo salió un toro distraído, falto de temple en las embestidas y buscando siempre los adentros lo que impidió el lucimiento del rejoneador quien hizo todo lo posible para lograrlo.

La única oreja del festejo la cortó en el que cerró plaza, otro toro muy falto de raza y quedado, todo lo hizo Pablo Hermoso a base de entrega, exponiendo mucho a sus caballos hasta lograr colocación de banderillas al quiebro, a dos manos y cortas gracias a su oficio y deseos de no irse de vacío en tan importante acontecimiento.

RESUMEN – Llenazo en la placita de Puente de Piedra. Toros de La Carolina, muy faltos de raza. Paco Perlaza, palmas y silencio. Juan Solanilla, palmas y palmas. Pablo Hermoso, palmas y oreja.