Uceda Leal y Sergio Blanco cortaron pelo en Puentepiedra


por Carolina Baquero

Con una tarde lluviosa y muy fria dio inicio dos horas más tarde de lo planeado, la corrida de toros que daría a luz un nuevo matador de toros colombiano, Sergio Blanco de la ciudad de Bucaramanga. Se cortaron tres orejas, dos de ellas por el español Uceda Leal que ratificó en su actuación el buen toreo que tiene en su haber.

Se lidiaron seis ejemplares de la ganadería de Garzón Hnos. de buena presentación, en su mayoría muy en el tipo de Nuñez y con un juego desigual. Destacó el lidiado en primer lugar, un toro bravo y con motor; por el contrario los lidiados en tercer y quinto lugar
fueron mansos, descastados y peligrosos.

De grana y oro se vistió Sergio Blanco para recibir de manos de José Ignacio Uceda Leal, la alternativa frente a un toro con recorrido de Garzón Hnos. al cual le ejecutó una faena de unipase templada, aunque por momentos perdía la colocación frente a la cara del ejemplar que identificó esos errores y comenzó a buscar el cuerpo de Blanco. El toro fue probado por los dos pitones, demostrando que su pitón más potable era el derecho
, por el cual persiguiócon fiereza.Sergio cortó una oreja tras media espada un poco trasera.

Por doblones al sexto de la noche, sometiendo a este que siempre llevaba la cara arriba, cada pase tuvo mucho mérito por el peligro del ejemplar que buscaba las carnes del torero, quien no pudo más que obligar al toro en el unipase a embestir a regañadientes; definitivamente fue manso y sin raza… Nada de casta por delante.Palmas.

José Ignacio Uceda Leal se vio algo inseguro frente al astado, que tuvo buenos inicios, sin embargo ni toro ni torero se entendieron porque en sintésis no hubo orden,claridad y elegancia. La faena se llevó a cabo entre la linea de mayor diametro y las tablas, al comenzar tuvo emoción e incluso sonó la música pero el matador español se embarulló y fue desarmado; de ahí en adelante la actuación perdió la regularidad y no vimos al Uceda de siempre. Dos pinchazos y un estocada perfecta. Palmas.

Con el cuarto de la tarde, un castaño bellísimo al que le ejecutó una gran faena, con su técnica ortodoxa llena de elegancia, alargando el brazo hasta el final de la cadera acompañado del pasodoble en los altos de los tendidos. La faena fundamentada en el pitón derecho por donde el toro acudía con prestesa,tenía mayor recorrido, motor; aunque con poca clase, el matador Uceda Leal potencializó cualidades y tapó defectos del ejemplar. Gran estocada y dos orejas a su chaquetilla.Palmas.

En tercer lugar salió un castaño que mereció la admiración del respetable, pero no fue fácil para el torero bogotano Ramsés Ruíz Por su condición de mansedumbre, no habían pasado dos tandas y el toro ya buscaba con la mirada las tablas; Ruíz trató de llevarselo a los medios y aunque lo consiguió, fue efímera la presencia del toro en ese terreno y al cantar la gallina se dirigió hacía las tablas. Valió la técnica combinada con la voluntad pero el toro no funcionó y todo quedó en silencio después de varios intentos cuarteando para entrar a matar.

Para su segundo turno, Ramsés tuvo un toro con muy malas ideas, tenía recorrido pero era zapatillero, reservón y descastado;las tandas estuvieron llenas de angustia y tensión, no hubo armonía porque era una batalla desigual donde el torero se entregaba pero el toro se resistía a darlo todo y a morir luchando. Pinchazo,estocada perpendicular, 1/4 tendida y dos descabellos.