En Olivenza el triunfo hoy fué para A. Talavante


por Alberto Lopera

Ayer fué El Juli, hoy Alejandro Talavante (dos de los “huelguistas” de Sevilla)  ha sido el gran triunfador en la última corrida de la Feria de Badajoz, cortó dos orejas y salió a hombros de la plaza.

El tercero fue devuelto y en su lugar corrió turno. Alejandro Talavante cuajó una faena rotunda y contundente por su firmeza y valor frente a un animal sin entrega ni humillación. El extremeño aguantó miradas y consintió parones en un labor muy templada y torera. Se ajustó y se ciñó con el toro en tandas intensas por la complejidad de su oponente. Se tiró derecho a matar, cobrando una estocada entera. Oreja. El sexto tuvo buena condición pero embistió rebrincado y se defendió en cada acometida por su falta de fuerzas. El extremeño, muy templado, le ayudó a romper a base de darle pausas. Paciente el torero que tiró con pulso de su oponente. Mató de buena estocada y paseó un trofeo que le abrió la puerta grande.

Morante de la Puebla cuajó una faena llena de personalidad, torería y suavidad. Todo lo hizo despacio el sevillano que dejó muletazos exquisitos frente a un animal manejable pero a menos. Hubo detalles de mucho sabor y belleza. Dejó media estocada y saludó una ovación. Imposible fue el quinto. Flojo y blando, le costó mantenerse en pie. Inválido. Abrevió el sevillano ante el cabreo general del respetable.

Enrique Ponce no tuvo ninguna opción ante el primer juampedro, un animal muy bajo de raza, deslucido y a la defensiva. El valenciano trató de meterlo en el canasto pero el lucimiento fue imposible. Tampoco tuvo suerte con el cuarto el valenciano que se estrelló frente a un animal sin fondo ni entrega. Aun así, el de Chiva dejó destellos de calidad en las trincherillas, los molinetes y los remates. Lote ingrato. Imposible.

Olivenza, domingo 9 de marzo de 2014. Toros de Juan Pedro Domecq (6º bis), bien presentados, descastados y de pobre juego en conjunto. Enrique Ponce: Ovación con saludos y palmas tras aviso; Morante de la Puebla: Fuerte ovación con saludos tras petición y silencio; Alejandro Talavante: Oreja tras aviso y petición de la segunda. Entrada: Casi lleno. El público obligó a saludar a la terna tras romperse el paseíllo.