Susto y cogida a Pablo Hermoso en México


por Alberto Lopera

Pablo Hermoso de Mendoza sufrió este domingo un percance durante su actuación en la Villa Charra de Toluca, dentro del Estado de México y muy cerca del Distrito Federal. Sucedió mientras paraba a su segundo toro montando a Churumay. Resbaló el caballo con sus posteriores y quedó a merced de un toro que lo que hizo fue saltar por encima del equino -que salió indemne del trance- e irse a por el jinete navarro, que sufrió una gran paliza en el suelo sufriendo golpes y pisotones.

Cuando los subalternos y el personal de plaza pudieron llevarse al toro, Pablo apareció con la cara ensangrentada y un tanto aturdido se retiró al callejón. Tras unos momentos de limpieza y de refrescar al estellés, se vio que tenía un fuerte golpe en el tabique nasal que incluso hacía pensar en fractura. Pablo, sacando la raza y desatendiendo a todos los que le aconsejaban pasar a la enfermería, siguió con la lidia montando a Disparate y Pirata, con los que levantó al público de sus asientos.

El descabello le dejó sin trofeos, pero la ovación que escuchó cuando se retiraba a la UVI móvil para ser examinado fue enorme. Una vez allí, los médicos apreciaron un fuerte golpe nasal y varios hematomas en piernas y costillas. Se pudo comprobar que no había fractura y que la hemorragia era por un pequeño corte externo en la parte alta del tabique nasal del que fue atendido en un centro hospitalario una vez terminado el festejo.

Antes, Hermoso había cortado una oreja de su primero dentro de un festejo en el que Fernando Ochoa obtuvo dos trofeos de su segundo y Alejandro Martínez Vértiz se fue de vacío.