Juan del Álamo y Nazaré ovacionados en Sevilla


por Alberto Lopera

Jual del Álamo ha realizado lo más destacado del festejo que abría la Feria de Abril de Sevilla. Gratísima impresión del salmantino en la que era su presentación como matador de toros en la Maestranza. Muy decidido ha estado ante el segundo de su lote, un ejemplar que parecía apuntar buenas condiciones pero que finalmente se desplomaron las apariencias. Del Álamo quería… y el público también, pero nada pudo hacer cuando a mitad de faena el montalvo que hizo quinto se rajó. Sin embargo, con éste sí estuvo afortunado el salmantino con los aceros. Fuerte y merecida ovación. Buenísima impresión causó también ante su primero, un montalvo de muy buenas condiciones con el que Del Álamo estuvo brillante. Lo mejor de la faena llegó toreando al natural, donde demostró firmeza, seguridad y torería. Acertado estuvo en darle los tiempos y las distancias que requería su oponente. Profundidad y largura en su toreo. Lo peor llegó con la espada. Hasta en cuatro ocasiones entró a matar, lo que hizo que perdiera la oreja que tenía merecidamente cortada.

Muy buen toro resultó el cuarto, lidiado por Antonio Nazaré en una faena planteada íntegramente en los medios de la plaza. Midió bien los tiempos y las distancias el de Dos Hermanas ante un montalvo cuya principal característica fue la del temple. Profundidad y claridad en sus embestidas. Si bien la faena no llegó a alcanzar altas cotas, sí mantuvo un nivel notable. El pinchazo previo a la estocada pudo enfriar al respetable. Ovación para el torero y también para el toro en el arrastre. Por su parte, poco pudo hacer Nazaré ante el que abría función, hermoso de hechuras pero con un exceso de kilos que acusó en su lidia. Poco pudo hacer el sevillano que fue silenciado.

Faena de altibajos fue la de Diego Silveti ante su primero, un ejemplar que agradecía cuando el torero le dejaba la muleta en la cara pero que no respondía del mismo modo cuando el mexicano le daba distancia. No llegó a haber entendimiento entre toro y torero. Espadazo tras un pinchazo y silencio para Silveti. Tampoco se llegó a acoplar Diego con el que cerraba función. Un toro que se dejaba mejor por el derecho y que no mostraba tanta claridad por el izquierdo, pitón por el que recibió una voltereta sin consecuencias el torero. Faena extensa pero sin calado en los tendidos. Lo más destacado fue el estoconazo con el que concluyó su función.

Sevilla, 1 de Mayo de 2014. Toros de Montalvo, sin fuerza el primero, con casta el segundo, noble el tercero y muy bueno el cuarto, aplaudido en el arrastre. Antonio Nazaré: Silencio y ovación; Juan del Álamo: Ovación y fuerte ovación; Diego Silveti; Silencio y ovación. Entrada: Media plaza.