Solo una oreja en la corrida más esperada


por Alberto Lopera

Joselito Adame fue el triunfador numérico de la tarde. Su valor, raza, pundonor y disposición le valió cortar una oreja y dar una vuelta al ruedo.  Adame puso toda la carne en el asador frente al que cerró plaza, otro toro al que recibió a portagayola. Hubo una primera parte de la faena de muleta en la que el toro embistió con mucha emoción, siempre al galope y con recorrido. Adame expuso con pundonor hasta que fue cogido muy fuerte aunque sin consecuencias. Curiosamente, tras la cogida el toro se rajó y la faena se vino a menos. El mexicano rubricó a obra con una gran estocada que fue esencial para que Adame paseara una oreja.

Dio una vuelta al ruedo en el tercero. El mexicano estuvo inteligente y aprovechó al máxima lo poco que tenía el toro sobre el pitón derecho, a base de bajarle la mano y dejarle la muleta en la cara. No se dejó por el pitón izquierdo. Por encima del toro Adame, que se mostró variado con la capa, yéndose a portagayola y quitando por zapopinas. Mató de una estocada que necesitó de dos descabellos.

Enrique Ponce hizo la faena de la tarde, repleta de maestría y que caló hondo en el corazón de los sevillanos. La espada le privó de haber cortado al menos una oreja. Ya de salida el valenciano toreó muy templado por verónicas. Ponce le dio la lidia perfecta en la muleta, administrando los tiempos y las embestidas, sin exigirle. Fueron tandas cortas porque el toro no permitía ligazón, pero de mucha torería y sabor. Los dos redondos genuflexos pusieron la plaza en pie. Mató al tercer intento.

No empezó bien el festejo con un toro inválido que comenzó blandeando desde salida y que el palco no cambió incomprensiblemente. No pudo hacer nada el valenciano con el toro por los suelos. Ni un muletazo. Silencio para el torero y bronca al toro y al palco.

Un espejismo resultó el segundo de la tarde. Todo se quedó en un prometedor inicio de faena, con un Sebastián Castella muy estoico. A partir de ahí el toro se rajó. Quiso Castella, pero no el toro, que rehuía de la pelea. Lo mató bien, por arriba. Antes, se desmonteraron José Chacón y Vicente Herrera tras un buen tercio de banderillas en el que destacó con la brega Javier Ambel.

Castella no logró a conectar con los tendidos en una labor fría ante el quinto, un toro con opciones, que tuvo fijeza y fue bueno mientras duró. Le faltó pasión al trasteo de Castella, que estuvo correcto con el astado, que finiquitó de pinchazo y estocada. El toro fue ovacionado en el arrastre. 

Sevilla. Feria de Abril. Viernes 9 de mayo. Toros de Victoriano del Río, 1º inválido, 2º rajado, 3º complicado, 4º noble, 5º bueno mientras duró. Enrique Ponce: Silencio y vuelta al ruedo tras aviso; Sebastián Castella: Silencio en ambos; Joselito Adame: Vuelta al ruedo y oreja tras aviso. Entrada: Tres cuartos en tarde calurosa. Se desmonteraron José Chacón y Vicente Herrera tras banderillear al segundo.