Lo mejor: dos puyazos y una oreja a J. Del Alamo


por Alberto Lopera

Dos sensacionales puyazos colocados en todo lo alto a un gran toro que se arrancó de largo en dos ocasiones, con ritmo, alegría y fiereza. Fué sin lugar a dudas, además de la faena premiada con una oreja a Juan del Álamo a un toro con seis años del hierro del “Vellocino” lo más destacado en la segunda corrida isidril.

Juan del Álamo ha sido el gran protagonista de la tarde en Las Ventas. Cortó una oreja tras una faena de mucha entidad a un sobrero de Vellosino y la espada le dejó sin alcanzar la gloria tras jugarse la vida a carta cabal con el sexto. Nuevo golpe de autoridad de un torero que sigue creciendo a pases agigantados.

El sobrero de de Vellosino que se lidió como tercero, mansito en los primeros tercios, acabó sirviendo gracias al torero que tuvo enfrente. Juan del Álamo, con cabeza, supo tirar de él, dosificándolo, para acabar toreando por los dos pitones con largura y encaje. Hubo una tanda final realmente extraordinaria. Faena de temple, valor y cabeza despejada. Tras la estocada, paseó un trofeo entre la unanimidad del público.

Juan del Álamo toreó muy bien con el capote al astifinísimo sexto. La faena del salmantino, volteado feamente sin consecuencias, fue un derroche de valor sin alharacas. Tremendo. Aguantó las tarascadas de un toro remiso a embestir e incluso le birló un par de tandas de mucho mérito. Asiento y ganas de ser. Pinchó hasta en tres ocasiones antes de amarrar la estocada y se esfumó el sueño de la puerta grande.

Abrió plaza un toro bajo y hondo de Martín Lorca que tuvo buena condición pero que duró muy poco. Buen inicio de faena de Ángel Teruel, genuflexo, muy torero. A partir de ahí la faena no alcanzó mayores cotas al venirse su enemigo a menos. Lo mató bien. El cuarto se movió pero lo hizo soltando la cara y sin clase en sus embestidas. Teruel porfió en faena tesonera pero que no llegó a levantar el vuelo. Esta vez la espada hizo guardia y su labor fue silenciada.

En segundo lugar se lidió un toro bien hecho, que tuvo nobleza como mayor virtud pero que a la segunda tanda comenzó a reponer la embestida y quedarse corto. Miguel Tendero ha estado enfibrado con el capote sobre todo en el galleo por chicuelinas. Se ha justificado en la faena sin mayor brillo rematando de pinchazo y estocada. Ninguna opción tuvo el manchego ante el quinto, deslucido y malo. Imposible pese al querer del diestro.

Madrid. Plaza de Las Ventas, 2ª de San Isidro. Sábado 10 de mayo de 2014. Toros de Martín Lorca y un sobrero de Vellosino (3º), bien presentados, muy astifinos, y de poco juego en líneas generales. Ángel Teruel: Silencio en su lote; Miguel Tendero -que sustituía a David Galván-: Silencio y silencio; Juan del Álamo: Oreja y ovación tras aviso. Entrada: Tres cuartos. Saludó Fernando Téllez tras parear al primero.