El heroismo de Fandiño le valió la Puerta Grande


por Alberto Lopera

Iván Fandiño se ha encumbrado en el más alto sitial de los toreros. Abrió la Puerta Grande de Las Ventas, camino a la famosa Calle de Alcalá, a hombros de los aficionados que locos de emoción le llevaron a hombros.

Cortó dos orejas, que han podido ser tres de no haberse el quinto toro “amorcillado” tras la gran estocada que colocó a cuerpo limpio – sin muleta – a cambio del impresionante revolcón del cual milagrosamente salió ileso.

“Lo de hoy es un sueño hecho realidad. Es precioso poder disfrutarlo con mi gente. Ha costado, pero sabía que tenía que ser con esta profundidad. Me voy contento por la faena, por las sensaciones, pero sobre todo por ver a la plaza de Madrid rota. Me ha costado mucho llegar hasta aquí pero no me conformo con esto, quiero marcar una etapa importante”. Son palabras de Iván Fandiño pronunciadas a nuestros compañeros de Canal Plus Toros momentos después de abrir la puerta grande de la plaza de toros de Las Ventas.

“¿A que hoy no critican tirarme a matar sin muleta como en Bilbao? Para estar donde quiero estar hay que estar demasiado loco”, señalaba el vizcaíno momentos después de conseguir la oreja que le franqueaba la salida a hombros. “La puerta grande se ha resistido pero tenía que llegar, como todo en la vida. Estoy muy feliz, contento, todo el esfuerzo tiene su recompensa cuando hay sacrificio y buscas los objetivos con el corazón”, matizaba el torero. “Ahora mismo me acuerdo de todos los fieles que no están ya conmigo”, decía, y agregaba: “Me quedan otras dos tardes aquí. Quería haber conseguido antes esta puerta grande, pero hay que ir pasito a paso. Por mucho correr no van a ser las cosas mejores”.

El sexto, siendo noble y manejable, fue el de menos prestaciones de la corrida. Tuvo menos transmisión que sus hermanos y ante él Teruel dejó entrever de nuevo su buen gusto y corte de torero, pero sin llegar a elevar de verdad el tono de la faena.

No estuvo a gusto El Cid ante el bravo y encastado cuarto, un animal de buena condición y humillador. Lo mejor de este capítulo llegó en el turno de Iván Fandiño en quites, que toreó por ajustadas chicuelinas. Hubo algunos pitos para el sevillano al término de su actuación.

Abrió plaza un toro de buena condición, que tuvo un buen pitón izquierdo. El Cid, molestado por el viento, se fue a los terrenos del cinco a plantear una faena que surgió desigual, con muletazos sueltos estimables pero a la que le faltó compactar. El sevillano no estuvo acertado con la espada.

Madrid, martes 13 de mayo de 2014. Quinto festejo de la Feria de San Isidro. Toros de Parladé, bien presentados, desiguales de hechuras, encastados, con movilidad y con clase. Destacaron especialmente 2º, 4º y 5º. El Cid, silencio y pitos; Iván Fandiño, oreja y oreja tras aviso; Ángel Teruel, silencio tras aviso y silencio. Entrada: Casi lleno. Saludó Miguel Martín tras parear al quinto.