“El Tour de Morante” se estrellló en Las Ventas


por Alberto Lopera

Así fué, el llenazo en Las Ventas gracias al famoso “Tour de Morante” el cuento que sus manejadores se han inventado para mover a un torero que tiene más cuento que todos, el cuento del Arte y que solo se ve de tarde en tarde – si es que de verdad se ve el Arte –  Ayer esos buses llenos de “aficionados” de toda España se estrellaron en la primera plaza del mundo Las Ventas, que no traga ni come cuentos.

La actuación de Morante de la Puebla fué todo un petardo grande, sin verguenza ni valor ante sus dos toros, especialmente su segundo muy complicado y manso.

El toreo al natural de Alejandro Talavante al tercer toro de la tarde ha sido la nota más destacada del decimotercer festejo de la Feria de San Isidro en Madrid. La importante faena del extremeño, redondo de actitud, fue emborronada con los aceros. Ese fue el único motivo por el que su labor, que tuvo pasajes de toreo al ralentí a pesar del viento, no fue premiada con trofeos. Completaban la terna Finito de Córdoba y Morante de la Puebla, que se estrellaron con sus toros, si bien con sus primeros antagonistas dejaron algún torero detalle. La corrida de Montalvo, parcheada con un deslucido sobrero de Cuvillo, no dio juego salvo el buen tercero.

Ese tercero fue un toro bravo, que empujó en el caballo y tuvo poder y temperamento. Talavante intentó sujetar la embestida un tanto descompuesta del animal en los medios por el pitón derecho, pero no fue hasta mediada la faena cuando ésta rompió de verdad. Fue al natural cuando el extremeño cuajó una tanda cumbre, de muleta rastrera, ligando los muletazos en una serie larga y de enorme profundidad. Otra por el mismo pitón, citando de frente, fue de planta erguida y dominio. Vibró la gente en ambas. Mató de media estocada defectuosa, utilizó el descabello y todo quedó diluido a una fuerte ovación con saludos.

Madrid, jueves 22 de mayo de 2014. Cinco toros de Montalvo y uno (4º bis) de Núñez del Cuvillo, que saltó al ruedo para reemplazar al flojo y descoordinado titular. Bien aunque desigualmente presentados y deslucidos en conjunto salvo el buen 3º, temperamental y bravo. Finito de Córdoba: Silencio tras aviso y silencio; Morante de la Puebla: Pitos tras aviso y bronca; Alejandro Talavante, ovación con saludos y silencio. Entrada: Lleno de “No hay billetes”. Saludó Juan José Trujillo tras parear al sexto.