Miguel Angel Perera a hombros en Aranjuez


por Alberto Lopera

Cuando la tarde terminaba y la famosa corrida de San Fernando se iba sin triunfos del redondel – apenas faenas interesantes, pero sin orejas – salió el sexto toro y Perera armó un auténtico zambombazo que ya nadie esperaba.

San Fernando estaba punto de quedarse con una tarde de tedio como celebración, hasta que apareció Perera. El extremeño, lanzado desde su tarde de Madrid, apostó por el quinto e hizo olvidar con su toreo de mano baja y su aplastante seguridad, el poco juego de los cinco anteriores de AlcurrucénCastella pudo haberlo conseguido con el manejable segundo, pero pinchó. Ponce no tuvo opción.

Perera brindó al público al sexto, que derribó al caballo y recibió poco castigo. Se puso a torearlo sin ambages: encajado, firme, bajando la mano sobre la mano derecha y llevándolo atrás con suma largura en tres tandas de inicio. Después el toro, que tuvo buen son mientras duró, se fue viniendo a menos y él, ya entre los pitones, lo amilanó con su seguridad. El pinchazo previo a la estocada no impidió que cortase las dos orejas.

Una gran demostración de calidad torera han hecho Enrique Ponce, Sebastián Castella y Miguel Angel Perera en la tradicional corrida de San Fernando en Aranjuez, a escasos kilómetros de Madrid.

El cuarto de la tarde ha sido un toro soso al que le faltaba entrega, pero que metía bien la cara. Ponce ha aprovechado esta condición para construir una faena templada en derechazos con gusto y cada vez bajando más la mano. Faena de sabiduría y clasicismo. Por el pitón izquierdo tenía menos recorrido. Ha pinchado antes de matar de una estocada.

Perera se ha encontrado con un animal complicado y falto de casta en el tercero de la tarde. El extremeño ha intentado limar las asperezas en un mandón inicio por doblones e intentando templar la embestida. Lo ha conseguido por momentos por el pitón izquierdo, pero el astado protestaba cuando se le bajaba la mano y se le exigia.

Una ovación ha saludado Sebastián Castella en el segundo de la tarde, un toro noble, con recorrido y que ha humillado en la muleta del francés. Castella se ha ajustado en un quite por chicuelinas y ha conectado con el público en un inicio por estatuarios en el tercio rematado con un trincherazo de cartel. Le ha faltado transmisión al toro para dar mayor importancia a los buenos pasajes que ha dejado Castella. No ha acertado con los aceros, matando de dos pinchazos y estocada.

Enrique Ponce ha sido silenciado en el toro que abría plaza en Aranjuez. El de Chiva ha estado por encima de un toro de Alcurrucén escaso de fuerzas desde el inicio. Ponce ha dejado las mejores tandas sobre el pitón derecho toreando a media altura. Por el otro pitón, no tenía recorrido. Ha matado de estocada siendo silenciado tras escuchar un aviso.

Mucho tiempo estuvo Castella en la cara del quinto, otro toro parado y deslucido. Solo dejó al torero francés firmar un vibrante inicio, sentado en el estribo. Después de eso, tesón para robarle muletazos. Hubo peticion, que el presidente no atendió.

Aranjuez (Madrid), viernes 30 de mayo de 2014. Corrida de San Fernando. Toros de Alcurrucén, correctamente presentados. El primero, sin fuerzas. El segundo con clase y recorrido. El tercero, complicado. Enrique Ponce: silencio tras aviso y ovación con saludos tras leve petición; Sebastián Castella: ovación con saludos y ovación; Miguel Ángel Perera: Ovación y dos orejas .Entrada: Tres cuartos de plaza.