Abellán triunfador esta tarde en Madrid


por Alberto Lopera

Miguel Abellán ha cortado una oreja en el quinto de la tarde. Un premio a una labor emotiva y cargada de verdad del madrileño, que había salido de la enfermería. Abellán ha plantado cara a un toro exigente, que no le ha regalado nada, con movilidad pero áspero en su embestida. Lo ha toreado bien con el capote y ha hecho un sincero esfuerzo en una labor de gobierno y mando. Ha asumido riesgos y ha expuesto para cuajar al toro por los dos pitones. Buena estocada y una oreja que ha puesto a todos de acuerdo. Importante faena de Paco Ureña en el cuarto de la tarde, que ha lidiado el murciano al correrse turno por estar Abellán en la enfermería. Ureña ha estado muy firme desde el principio. Sin dudas, en una faena de peso ante un toro manejable pero bajo de raza. El de Lorca ha tirado de él, alargando la embestida a un astado sin finales. Labor de mérito que no ha tenido eco en los tendidos hasta que ha sido herido en el muslo izquierdo. El torero se ha levantado y ha seguido toreando y ha rematado con una buena estocada. El público le ha dado una fuerte ovación cuando por su propio pie se ha ido a la enfermería. Joselito Adame ha tenido enfrente en el tercero de la tarde a un toro complicado y con peligro. El mexicano ha estado lidiador. Ha sido silenciado. El segundo de la tarde ha sido un deslucido y sin clase ante el que Ureña poco ha podido hacer. El de Lorca lo ha toreado bien a la verónica y se ha mostrado muy sólido y seguro en una labor en la que ha estado por encima del de El Montecillo. Miguel Abellán ha derrochado firmeza y valor ante el primero de la tarde, un toro serio de arboladura, con temperamento y que embestía descompuesto y apretando hacia dentro. El madrileño lo ha recibido a portagayola para después darle dos largas de rodillas. Ha sido una declaración de intenciones de cómo ha venido a Las Ventas. Actuación asentada con la muleta. Ha sido volteado escalofriantemente y se ha repuesto rápidamente para firmar tres buenas tandas al natural. Tenía la oreja en el esportón de no haber errado con la espada. Cuando se arrastraba el toro ha pasado a la enfermería. Madrid, viernes 30 de mayo de 2014. Toros de El Montecillo, bien presentados, serios. El primero, con temperamento. El segundo, deslucido. El tercero, con peligro. El cuarto, manejable. Miguel Abellán: Ovación con saludos tras aviso y oreja; Paco Ureña: Silencio; Joselito Adame: Silencio y palmas Entrada: Más de tres cuartos.