Seis “Alimañas” seis de Victorino Martín.


por Alberto Lopera

Seis “Alimañas” seis fueron las que se lidiaron en Las Ventas con el hierro emblemático y tradicional de Victorino Martín. Sin un solo pase, todos querían herir a los toreros, y solo un humilde subalterno, Manolo Rubio, tercero en la cuadrilla de Ferrera y por lo tanto el encargado de dar la puntilla a la quinta fiera, resultó herido y vivo de milagro ante la horrible cogida y zarandeada al momento de intentar rematarlo con la puntilla, a pesar de estar “casi a punto de morir” estiró el cuello, se paró y como una fiera casi se lo come.

Uceda Leal, Antonio Ferrera y Alberto Aguilar abandonaron juntos el ruedo de Las Ventas tras dar cuenta de una muy dura e ingrata corrida de Victorino Martín por la que gran parte del público de Madrid acabó tomado partido. Sincero esfuerzo de los toreros sin ningún eco en los tendidos. 

El primero, cárdeno claro y de pelo astracando, lució una preciosa estampa y le tocaron las palmas de salida. Fue un toro que salió suelto del caballo, no humilló nunca y repuso en sus embestidas. Uceda Leal trató de buscarle el sitio y la distancia sobre ambas manos, en faena sin ligazón y que no llegó a los tendidos, que tomaron claro partido por el toro, fuertemente ovacionado en el arrastre. El de Usera mató de pinchazo y buena estocada. Con el quinto Uceda se diluyó en una faena plana, ante un toro que se desplazó pero sin humillación ni entrega. Faltó emoción.

Alto de hechuras y serio el segundo de la función, que protagonizó un emocionante tercio de varas junto a Dionisio Grilo, fue un toro muy incierto, que no se empleó ni entregó. Antonio Ferrera estuvo en lidiador los primeros tercios, haciéndolo todo él. Importante el tercio de banderillas y serio el esfuerzo con la muleta del torero extremeño, robándole muletazos de mérito. Sonaron palmas tras el pinchazo y la estocada.

Peligroso y complicado el serio ejemplar que hizo quinto. Mérito tremendo el de Ferrera para colocar tres pares de banderillas de poder a poder y lidiarlo sobre las piernas. Impecable el oficio y la forma de estar frente a un toro de hule. Se atascó la espada y Manolo Rubio, tercero de la cuadrilla, fue cogido de manera muy fea cuando trataba de apuntillarlo, sufriendo aparentemente una muy grave lesión en la rodilla derecha. Incomprensiblemente, el público de Las Ventas pitó al torero al finalizar su actuación.

Toro encastado durante toda su lidia el tercero, que desarrolló dificultades a medida que avanzó la faena. Muy firme, muy dispuesto y muy de verdad en un ejercicio de valentía y disposición con él Alberto Aguilar. Faena de todo o nada, sin rehuir el compromiso en ningún momento. De nuevo el público se mostró a favor del toro y el diestro madrileño, que se hirió en el gemelo izquierdo con el estoque, saludó una ovación. Quedándose muy corto también el sexto, desarrollando sentido sin pasar, Alberto Aguilar puso todo de su parte en una labor sin ningún tipo de recompensa en los tendidos.

Madrid, viernes 6 de junio de 2014. Toros de Victorino Martín, bien presentados. Corrida dura, exigente, con complicaciones. El mejor fue el 3º. Uceda Leal; División de opiniones y pitos. Antonio Ferrera; Palmas tras aviso y pitos; Alberto Aguilar;Ovación con saludos. Entrada; Lleno aparente. Tras lidiar al tercero, Alberto Aguilar hubo de pasar a la enfermería para ser atendido de un corte con la espada en el gemelo izquierdo. El parte médico es el siguiente: “Herida incisa en la región gemelar izquierda y untado en eminencia hipotenar de la mano derecha. Pronóstico leve que no le impide continuar la lidia”.