Borja Jiménez fué el gran triunfador en Pamplona


por Alberto Lopera

Borja Jiménez, con tres orejas, ha abierto la primera puerta grande de la Feria de San Fermín en Pamplona. Lo hizo en un festejo empañado por el percance de Posada de Maravillas, que sufrió un corte con la espada a la altura de la muñeca derecha. Se lidió un excelente encierro de El Parralejo con el que Francisco José Espada, que completaba el cartel, logró un trofeo del quinto.

Borja Jiménez cortó las dos orejas del cuarto, un extraordinario novillo de El Parralejo que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Disfrutó muchísimo el sevillano con “Camillero”, que así se llamaba el animal, sobre todo por el lado derecho. Embistió al ralentí el utrero, humillado y con mucha clase, permitiendo que el de Espartinas sorprendiera a todos con una gran faena. Mató con contundencia y aseguró la puerta grande.

Jiménez cortó una oreja del buen primero. El utrero se movió, duró y sacó fondo y ante él exhibió pausa y reposo el torero de Espartinas, que realizó una faena bien estructurada, limpia, templada, en la que demostró buen oficio. Supo dar los tiempos y pausas necesarias al utrero, coronando su inteligente labor de una buena estocada.

Con el serio sexto, el más complicado del encierro, puso oficio y buena actitud, matando de media estocada y tres golpes de descabello

Posada de Maravillas resultó herido por la espada en su muñeca derecha cuando entraba a matar al tercero, pasando a la enfermería auxiliado por los miembros de su cuadrilla. Fue la nota negativa de un interesante tercer capítulo, en el que conectó bien con el público el extremeño en una faena a más, en la que llegó a reencontrarse consigo mismo. Lo mejor llegó al natural, con el buen utrero de El Parralejo embistiendo por abajo y con calidad. Un circular invertido levantó del todo la faena, rematada con una serie de naturales citando de frente y a pies juntos. Pinchó en el primer viaje -sufriendo un pitonazo en la cara externa del muslo- y se cortó en el segundo.

Pamplona, 5 de julio de 2014. Primera de San Fermín. Novillos de El Parralejo, bien aunque desigualmente presentados. Buenos 1º, 3º y 5º; manejable aunque soso el 2º; excelente el 4º -“Camillero”, nº 43, negro mulato, de 432 kilos, nacido en febrero de 2011- premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre; y exigente y reservón el complicado 6º. Borja Jiménez, oreja, silencio en el que mató por Posada, dos orejas y ovación en el otro que lidió por su compañero; Francisco José Espada, ovación con saludos tras leve petición y oreja; y Posada de Maravillas, herido. Entrada: Más de tres cuartos.