Para Miguel Abellán la única oreja en Pamplona


por Alberto Lopera

Miguel Abellán ha cortado la única oreja de la primera corrida de toros de a pie de la Feria de San Fermín en Pamplona. El madrileño, que sorteó el astado de más posibilidades del desigual encierro de Torrestrella, se resintió durante la lidia de su primero de una antigua lesión de adductores. Tras infiltrarse en la enfermería lidió al quinto y consiguió tocar pelo. También pudo hacerlo Daniel Luque ante el sexto, el otro ejemplar manejable del envío de Álvaro Domecq, pero en esta ocasión se atascó el descabello. Antonio Ferrera, por su parte, estuvo solvente y por encima de sus dos antagonistas.

Abellán cortó una oreja del quinto, un buen toro de Torrestrella. El madrileño, que brindó a su compañero herido David Mora, aprovechó la nobleza del animal, que fue muy templado y manejable. No le obligó de primeras el torero, al contrario, supo darle confianza y el torrestrella, que parecía no humillar, terminó descolgando cuando le obligó el diestro de mitad de faena en adelante. Fue a más el ejemplar de Álvaro Domecq, como la faena del torero, que, a pesar de estar visiblemente mermado de facultades, ejecutó una faena larga, en la que llegó a torear a gusto. Culminó con manoletinas y un desplante final tirando la muleta y descarándose ante los pitones, matando de estocada algo defectuosa.

Abellán recibió al ensabanado segundo con buenas verónicas de salida, rematadas con una media de rodillas. Galleó por chicuelinas para dejar al toro en suerte ante el caballo. Antes, con el primero, el madrileño ya había quitado por delantales. El toro, que se empleó en el caballo y mostró buena condición en los capotes, se arrancó pronto a la muleta de Abellán, que le esperó de hinojos en los medios tras brindar al público. Le faltó fuerza y emoción al torrestrella en el último tercio, yendo a menos durante su lidia. Lo mató de una estocada cobrada con facilidad, saliendo de la suerte con una ostensible cojera. Pasó a la enfermería, aquejado de una posible lesión de adductores, siendo infiltrado. En su turno de quites, Luque toreó por gaoneras.

Se movió con genio el cuarto, un colorado salpicado que resultó complicado y que repuso sin entregarse en sus embestidas. Le tragó paquete Ferrera, que brindó a través de las cámaras de televisión a su tercero, el lesionado Manolo Rubio, tras parear con soltura. Estuvo con la muleta por encima de las circunstancias, matando con eficacia.

Pamplona, 7 de julio de 2014. Tercera de San Fermín. Toros de Torrestrella, desiguales de presentación y de poco juego salvo el buen 5º y el manejable 6º. Antonio Ferrera, silencio y silencio tras aviso; Miguel Abellán, silencio y oreja; y Daniel Luque, que sustituyó a David Mora, silencio y palmas tras dos avisos. Entrada: Lleno. Presidió el festejo el alcalde de la ciudad, Enrique Maya