El Juli a hombros hoy en Pamplona, dos orejas.


por Alberto Lopera

Con su triunfal actuación hoy, por décima vez, Julián López “El Juli” ha abierto la Puerta Grande de la plaza de Pamplona. Al final de la corrida fué sacado a hombros a los gritos de torero!….torero!

El Juli cortó una oreja después de mostrarse por encima del que hizo segundo, un toro manejable pero flojo y bajo de raza. De medias arrancadas. El madrileño se inventó una faena en la que extrajo lo poco que tuvo el animal de Garcigrande dentro de una faena de buena actitud y compromiso. Pisó terrenos de cercanías en el tramo final antes de coronar su actuación de estocada trasera. Con el toro ya echado, el tercero Fernando Pérez se libró de la cornada cuando trataba de apuntillarlo. De buena condición pero de escaso empuje fue su segundo. Lo afianzó Julián en los primeros compases para después firmar una faena, de mitad en adelante, a más. Inteligente, metió al toro en la muleta. Corrió bien la mano, especialmente sobre la derecha logrando un par de series de buen trazo y muy jaleadas. Pinchazo. Estocada. Y oreja que le abre la puerta grande.

Alejandro Talavante logró arrancarle un trofeo al tercero, un toro de buena condición pero que en ocasiones se quedaba a medio viaje. El extremeño, centrado y serio, instrumentó una faena dispuesta y firme en la que llegó a ser volteado sin consecuencias. Le avisó con anterioridad el toro. El extremeño dejó muletazos sueltos con entidad sobre ambas manos pero sin compactar nunca la faena. Lo mejor llegó al final con una gran estocada ejecutada con despaciosidad y rectitud. El armónico sexto que cerró el festejo tuvo tanta nobleza como sosería y falta de transmisión. Talavante dejó una labor solvente y pulcra, sobre todo sobre la zurda, que emborronó con la espada.

Finito de Córdoba abrevió frente al que hizo primero, un toro hondo y con volumen al que se le castigó en el caballo en dos fuertes puyazos. El cordobés, desconfiado, no lo vio claro y apenas lo intentó ante la bronca y el descontento del respetable. El cuarto fue un buen toro, recibió mucho castigo en varas pero llegó al último tercio con movilidad, humillación y calidad. Tuvo codicia en su arrancadas y Finito, más dispuesto que en su anterior, dejó destellos y pinceladas que tuvieron sabor y torería dentro de un conjunto que no rompió. Detalles del cordobés que se atascó con el descabello.

Pamplona, jueves 10 de julio de 2014. Toros de Garcigrande (2º y 3º) y Domingo Hernández, bien presentados pero de diferentes hechuras y remates y de variado juego. Destacaron el buen cuarto y el quinto. Finito de Córdoba: Bronca y pitos tras dos avisos; El Juli: Oreja y oreja tras aviso; Alejandro Talavante: Oreja y silencio. Entrada: Lleno.