Continúa la dinastía de los Moura en Portugal


por Alberto Lopera

Con la alternativa de Miguel Moura ayer en Lisboa, de manos de su padre Joao Moura, esta dinastía de rejoneadores portugueses se mantiene viva. Ha sido una gran tarde de rejoneo donde casi se llena la plaza de Campo Pequeño de la capital lusitana.

La imagen final de los Moura, los Bastinhas, el forcado Paulo Barradas y el ganadero Diego Passanha saludando una atronadora ovación del público cariñoso que casi llenó el coso, sintetizaba una noche en la que no hubo triunfos rotundos en el festejo de Campo Pequeno, pero sí momentos de buen toreo gracias a la colaboración de los toros de Passanha, de francas embestidas.

La principal nota de alegría para los aficionados fue ver recuperado a Joao Moura después del accidente que le causó un hematoma craneoencefálico. Una vez más, el maestro de Monforte se mostró incombustible. No fue ni mucho menos una de sus más brillantes actuaciones, pero rubricó detalles de su tauromaquia, combinando la ilusión del que empieza con la sabiduría de sus 36 años de alternativa.

Su hijo Miguel se enfrentó con serenidad a la siempre difícil prueba de la alternativa: anduvo siempre muy dispuesto y solvente, destacando en la forma de bregar los toros, utilizando los caballos como si de muletas templadas se tratara. Dejó sensaciones muy positivas.

El veterano Joaquin Bastinhas se mantuvo fiel a su estilo comunicativo, de inmediata conexión con los tendidos. Eligió hábilmente los terrenos, lo que le permitió consumar con mérito algunas suertes vibrantes en un ambiente festivo.

Marcos Bastinhas a punto estuvo de conquistar un triunfo gordo. Realizó momentos de buen toreo ante el toro más bravo de la noche. Hubo momentos de alto nivel artístico revelando los progresos del joven jinete. En el tramo final de la faena, el tono bajó un poco, aunque el balance es claramente positivo.

Por colleras tanto Mouras como Bastinhas hicieron alarde de sus capacidades a lo largo de dos lidias muy dinámicas, con suertes muy variadas, aunque hubo algunos altibajos que no impidieron que el público, poco exigente, jaleara sin cesar.

Brillantes las intervenciones de los tres grupos de forcados amadores de Portalegre, de Monforte y Académicos de Elvas. A ellos se deben algunos de los pasajes más emocionantes de este festejo. Jueves, 17 de julio. Toros de Passanha, muy bien presentados, nobles y con movilidad. Destacó el 4º, por su bravura. El ganadero saludó una ovación en los medios. Joao Moura: Vuelta; Joaquin Bastinhas: Vuelta; Marcos Bastinhas: Vuelta; Miguel Moura, que tomaba la alternativa: Vuelta. Por colleras, Joao Moura y Miguel Moura: Vuelta; Joaquin Bastinhas y Marcos Bastinhas: Vuelta. Entrada: Tres cuartos de plaza.