“desapareció” el Museo Taurino de Bogotá


por Alberto Lopera

Con el “cuento” de filtraciones y remodelación, ha sido cerrado el Museo Taurino de Bogotá ubicado en los bajos de la Plaza de Santamaría. Los objetos allí coleccionados han desaparecido sin rumbo definido. Por lo menos así lo deja saber el artículo publicado por Julián Parra en su blog de RCN:

“El Alcalde de Bogotá, el mismo que tiene la más baja calificación de ejecución de obras en la historia de la capital de la República, el mismo que prometió 1.000 jardines infantiles y que a la fecha ha cerrado muchos de los que le dejaron sus antecesores, el mismo que ensució la ciudad con su esquema de basuras absurdo, el mismo que con su palabra trató de mafiosos y ladrones a los prestadores del servicio de recolección de basuras que luego tuvo que llamar para que lo desenlodaran, el mismo que habla de pulcritud y voltea la cara cuando le reclaman sobre los hechos dudosos de sus familiares en la administración, el mismo que no ha atendido la caótica movilidad y tiene convertida a la capital de los colombianos, en la Bogotá inhumana, ese mismo acaba de destruir y desaparecer el museo taurino existente en la octogenaria plaza de Santamaría de Bogotá.

Museo por lo demás y de manera obvia, lleno de historia, de recuerdos, de fotografías, de trajes de luces, de obras literarias, pictóricas, de donaciones del pintor y escultor maestro Fernando Botero, de documentos, de pisadas como las del Presidente Enrique Olaya Herrera cuando en 1931, acompañado de lo más granado de la culta sociedad bogotana, cortaba la cinta para inaugurar junto a ese adalid llamado Ignacio Sanz de Santamaría, la primera y más importante plaza de toros de Colombia.

Este dictador de la República del “DOR”, porque es imprivizaDOR, manipulaDOR, especulaDOR, perturbaDOR y provocaDOR, no ha tenido en cuenta que la plaza de Santamaría con su bella construcción estilo Neomudejar que ya acumula 83 años de existencia, es un edificio histórico de la ciudad, es patrimonio arquitectónico de, ojo, de LA NACION y no pertenece ni a él, ni a su desafecto sentimiento por la fiesta brava.”