Gran actuación en Bilbao de E. Ponce y P. Hermoso


por Alberto Lopera

Antes de la corrida fueron condecorados por sus Bodas de Plata – 25 años – de cada uno en su profesión, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y el matador Enrique Ponce quienes actuaron mano a mano en la plaza de Bilbao.

Pablo Hermoso de Mendoza ha abierto por cuarta vez en su carrera la puerta grande de la plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao. Lo ha hecho en el cara a cara que ha sostenido con Enrique Ponce, que si no le acompañó en la salida a hombros fue por fallar con los aceros tras una magistral faena al sexto. El navarro desorejó al tercero, de Carmen Lorenzo, y pudo haberlo hecho también al animal de Bohórquez que abrió plaza. Tanto el navarro como el valenciano lidiaron con solvencia sus respectivos ejemplares de Victorino Martín.

Hermoso de Mendoza marró con el rejón de muerte una gran faena al primer toro de la tarde. El de Bohórquez resultó un animal extraordinario, codicioso y con ritmo. Cumbre estuvo el navarro sobre Chenel, que reaparecía tras la campaña americana, en galopes a dos pistas, pasadas por dentro, con ajuste, temple y profundidad. Sobre Viriato mantuvo la intensidad de la faena, clavando con reunión, dando el pecho, a milímetros del toro. Puso cortas sobre Pirata en un conjunto de mucha intensidad y que no tuvo rúbrica con el rejón de muerte.

El precioso sexto, de Alcurrucén, se lastimó una mano y regresó a los corrales. Le sustituyó un sobrero de Juan Pedro Domecq que fue bueno, con clase y que desarrolló virtudes gracias a la magistral lidia de Ponce. Templado, acariciando la embestida y sin forzarlo, Ponce adaptó perfectamente su pulso y su muleta a la condición del burel en una obra de una dimensión importante. La labor contó con todos los aditivos del toreo del valenciano: temple, hondura, enjundia, elegancia, naturalidad… y variedad e improvisación en los adornos. Nivel alto desde el principio hasta casi el final, pues tras la media estocada arriba se atascó en exceso con el descabello. Cambió las orejas por una fuerte ovación.

Bilbao, martes 19 de agosto de 2014. Toros de Fermín Bohórquez (1º), Carmen Lorenzo (3º) y Victorino Martín (5º), para rejones; y Juan Pedro Domecq (2º y 6º bis), Victorino Martín (4º) y Alcurrucén (6º, lesionado de salida), para la lidia a pie. Desiguales de presentación y juego. Extraordinario el de Bohórquez, bueno y noble el de Lorenzo y manejable el de Victorino de rejones. Noble pero falto de raza y fuerza el 2º de Juan Pedro, complicado el 4º de Victorino y bueno el 6º bis de Juan Pedro. El rejoneador Hermoso de Mendoza: Ovación con saludos, dos orejas y silencio; Enrique Ponce: Ovación con saludos, silencio y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Tres cuartos. Buena lidia de Luis Fernández “Jocho” ante el 4º. Saludaron en banderillas en el 6º Cándido Ruiz y Emilio Fernández. Antes del paseíllo hubo un Aurresku de honor para Enrique Ponce y Hermoso de Mendoza por sus 25 años de alternativa. Ibon Areso, Alcalde de Bilbao, y Javier Aresti, Presidente de la Comisión Taurina de Vista Alegre, entregaron sendas placas al diestro valenciano y al rejoneador navarro.