David Mora: “Es muy lenta mi recuperación”


por Alberto Lopera

El diestro David Mora continúa con su recuperación, aunque lenta debido a la gravedad de la cornada que recibió en Madrid y de la que llegó casi sin vida a la enfermería de la plaza.

“No puedo levantar la pierna, al final te acostumbras a funcionar únicamente con dos nervios. Soy fuerte y persisto en mi voluntad de salir hacia adelante. Lo llevo lo mejor que puedo”. Son palabras de David Mora, el diestro madrileño que resultó herido de extrema gravedad en la plaza de Las Ventas en la pasada feria de San Isidro.

Desde aquel 20 de mayo, que un toro de El Ventorrillo le hirió cuando lo recibía a portagayola, David Mora lucha contra el destino. Un camino duro que le obligó a volver a pasar por el quirófano el 6 de agosto buscando la regeneración de los nervios laterales del muslo izquierdo. “Se trata de no desfallecer, de ser fuerte y de mirar hacia adelante. Cada día hago sesiones con el fisioterapeuta por las mañanas y por las tardes toreo de salón y me preparo en el gimnasio buscando una tonificación muscular, siempre dentro de lo que puedo hacer por el estado de la pierna”, revela.

No quiere marcarse plazos. No son buenos cuando el tiempo es su único aliado, junto con su esfuerzo personal. “No me he planteado plazos de nada, soy consciente que esto es cuestión de tiempo y así lo llevo. Cuando me operaron por segunda vez en agosto me hablaron de seis meses de recuperación y únicamente han transcurrido dos y medio. Hasta entonces, voy haciendo lo que puedo. Tiempo al tiempo”, revela.

Entre sus planes próximos, David Mora emprenderá durante los primeros días de noviembre viaje a Colombia para apoyar las reivindicaciones favorables a la reapertura de la plaza de toros de Bogotá, apoyar a los novilleros colombianos y tomar parte junto a otros diestros europeos, en la manifestación Por la Libertad convocada el próximo 12 de noviembre. “Es un deber moral estar con ellos y no quiero perder la ocasión de respaldar la Tauromaquia en Bogotá”, afirma el torero de Móstoles. “Tengo además muy buenos recuerdos de Bogotá, plaza donde corté una oreja en mi confirmación”, recuerda.