Todo el toreo llora a José Mari Manzanares


por Alberto Lopera

Más de 10.000 personas, según fuentes de la plaza, han desfilado ya por la plaza de toros para dar el último adiós a su torero José María Manzanares. En una sencilla estancia de la Puerta Grande acondicionada para la ocasión, la familia del maestro -encabezada por sus cuatro hijos: Yeyes, José María, Ana y Manuel- no se separa de un féretro que está cubierto por un capote de paseo bordado en tonos morados y con la imagen de la Santa Faz. Sobre el mismo, una gran cruz y una preciosa fotografía de Manzanares vestido de luces sentado en una silla y que sirvió para anunciar una de sus corridas en solitario en Ronda.

El féretro llegaba al coso de la Plaza de España alrededor de las 13:00 horas en un coche fúnebre, entre los gritos de ¡torero, torero! de los cientos de aficionados que esperaban su llegada. Detrás llegaba otro coche que conducía el hijo, José María Manzanares, acompañado por su esposa Rocío Escalona.

La capilla ardiente se abría al públicosobre las 13:30 horas. Una larga cola con cientos de alicantinos comenzaba a desfilar por ella para rendir su particular homenaje al maestro. Desde esta mañana se han comenzado a ver rostros conocidos del mundo del toro que han querido acompañar en su dolor a la familia del maestro: Enrique Ponce, Pepín Liria, Moisés Fraile, Juan José Padilla, Roberto Domínguez, Fernando Cepeda, Antonio y Jorge Matilla, José Cutiño, Rubén Pinar, Aníbal Ruiz, Antón Cortés, Antonio Tejero, Francisco José Palazón, Antonio y Eugenio Pérez o el novillero Borja Álvarez.

La capilla ardiente permanecerá abierta hasta las 22:00 horas. Mañana jueves permanecerá abierta desde las 8 de la mañana hasta las 10, puesto que a las 11 de la mañana se oficiará en la concatedral de San Nicolás de Alicante una misa-funeral. Posteriormente los restos del diestro serán trasladados al cementerio alicantino para tomar sepultura en el panteón familiar. El entierro se celebrará en la intimidad por expreso deseo de la familia.