Andrés Pastrana y Palomo Linares hablan de Toros


por Alberto Lopera

Un interesante coloquio taurino se efectuo en la localidad de Llodio con motivo de la Semana Cultural en el que participaron el expresidente de colombia Andrés Pastrana y su gran amigo desde la juventud, Sebastián Palomo Linares.

“La historia y el pueblo sí han hecho justicia conmigo, me han recompensado los esfuerzos y siento la admiración de otros toreros, esos que me temían más que a nada desde que maté mi primer becerro porque sabían que en la plaza con Palomo Linares no se jugaba”. Son palabras de Sebastián Palomo Linares, protagonista estelar de la XVII Semana Cultural Taurina celebrada durante estos días en la localidad alavesa de Llodio y organizada por el Club Mazzantini. “Decían que tenía raza porque era rebelde dentro y fuera de la plaza”, explico el diestro que repasó toda su trayectoria profesional y vital en un coloquio moderado Iñigo Crespo y que contó con la presencia del que fuera Presidente de Colombia y amigo personal de Palomo, Andrés Pastrana.

Durante más de dos horas y frente a un auditorio repleto, Palomo Linares recordó sus inicios. La oportunidad, el año de ‘Los Guerrilleros’ junto con El Cordobés. “Lo hicimos por revelarnos contra el monopolio empresarial y ganamos”, recordó. Sobre otros diestros mostró su admiración por “César Girón que tenía mucho amor propio y mucho peligro cuando te enfrentabas a él, nunca se dejaba ganar la pelea por nadie y por eso fue muy grande”. Ejemplo de fidelidad a los hermanos Lozano, Palomo detalló que su relación con ellos “es familiar después de cincuenta años. Me defendieron por encima de todo y me exigieron como al que más”

La tarde del rabo que cortó en Madrid el 22 de mayo de 1972, la competencia, el toro, el guarismo, fueron otros asuntos abordados sin complejos por un Palomo Linares que se explayó. Sobre el toreo actual admitió: “Se está lidiando un toro más grande, más amplio y con más cuernos y cuerpo que nunca, pero demasiado dulcificado, falta fiereza. Los toreros no se deben olvidar nunca que en el toreo cuando se está empezando cotiza mucho el riesgo y para eso hace falta un animal con temperamento”. Y sobre el futuro no dudó en mostrar su “preocupación por la demagogia que existe en la sociedad sobre este espectáculo”.

Por su parte, Andrés Pastrana –quien recordó pasajes y anécdotas de su amistad con Palomo- dio a conocer su punto de vista sobre el presente y el futuro de la plaza Santamaría de Bogotá: “Es inaudito que Gustavo Petro no acate una sentencia de la Corte Constitucional, y este buscando argucias para mantener cerrada la plaza. Es una decisión muy grave y totalmente arbitraría que debería tener sus consecuencias. La Corte Constitucional dicta sentencias de obligado cumplimiento”. En sus palabras introdujo un matiz, un elemento que puede ser clave en un futuro próximo: “Estamos hablando de una plaza que fue una donación de la familia Santamaría con el propósito de que se diesen espectáculos taurinos. Sin ese fin, la donación es probable que no tenga validez”