EL FANDI indultó toro de José Luis Cobo en Quito


por Alberto Lopera

Por: GONZALO RUIZ

La noche elegida para el festival goyesco estuvo matizada con un público festivo que llenó los graderíos y que con paciencia y generosidad apoyó la labor de los toreros y se mostró dispuesto a aplaudirlo todo.

El ganado fue el argumento de esa noche de emociones y alegrías. Se lidiaron novillos toros de tres ganaderías: de Triana, los tres primeros, destacando el tercero. De Huagrahuasi los corridos en cuarto y quinto lugar, de excelente juego, tanto que Lanudo, número 24 de 460 kilos fue indultado. Completó el encierro uno de Rumiquincha, otro gran toro para los anales de esta ganadería que desaparece, lidiado en sexto lugar.

El madrileño Miguel Abellán no tuvo casi opciones en su primero en el que fue recibido por el cariño de los quiteños y al que le arrancó algún pasaje de mérito. El cuarto, de Huagrahuasi, fue un gran toro con el que el torero de Madrid no se acopló. Sin embargo hubo algunas series de mérito especialmente con la mano derecha. Fue muy aplaudido y recibió una oreja simbólica.

El Fandi ratificó su gran cartel en esta ciudad capital. Un buen quite por navarras fue el preámbulo de un habilidoso tercio de banderillas. Aprovechó los viajes del toro hacia las tablas y las humilladas embestidas en la que el argumento de la faena fue la conexión: pases de rodillas, naturales y unas buenas series con la derecha, sacando agua de un pozo que parecía seco a base de técnica y entrega total. Dos orejas.

El granadino recibió al quinto con dos largas cambiadas y verónicas jaleadas. El quite fue por lopecinas para llevar al toro al caballo antes de adornarse por chicuelinas y talaveranas. Explosivo tercio de banderillas para conquistar el fervor popular que ya acompañó toda la faena. Una labor de permanente vibración con muy largas series de derechazos encandilados por estupendos forzados de pecho que terminó con bernadinas. El indulto llegó y El Fandi recibió las orejas y el rabo simbólicos y la vuelta al ruedo en la que invitó a compartir la general ovación al ganadero José Luis Cobo.

El mejor lote le correspondió a Juan Francisco Hinojosa. El nacional recibió con la capa a pies juntos a Gitanito, de Triana, y consiguió una labor de entusiasmo sobre ambos pitones con algunos muletazos de muy buen corte, especialmente por el lado derecho, que contagiaron a los tendidos y paseó en la vuelta al ruedo una simbólica oreja.

El gran sexto, Amparado de Rumiquincha, fue el material propicio para triunfar. El ecuatoriano salió animoso con una larga cambiada, verónicas de recibo y expresivo quite. Se dobló muy bien y logró algunos pasajes de calidad, aunque de modo intermitente, especialmente por naturales en tres tandas, la última a pies juntos, entre reconocimiento de, la parroquia que le terminó aplaudiendo en la vuelta al redondel con dos orejas simbólicas.

Quito (Ecuador), viernes 5 de diciembre de 2014. Plaza Belmonte. Festival goyesco. Astados de Huagruahuasi (4º y 5º), Triana y Rumiquincha (6º). El quinto, de nombre Lanudo, número 24 de 460 kilos, indultado. Miguel Abellán, ovación con saludos y oreja; El Fandi, oreja y dos orejas y rabo; Juan Francisco Hinojosa, dos orejas y dos orejas. Entrada: Lleno.