Espartaco, S. Castella y Andres Chica triunfaron


por Alberto Lopera

Gracias al apoyo brindado por el Señor Alcalde la Fiesta de los toros ha renacido en Cartagena, ciudad perla del Caribe, en donde los llamados anti-taurinos fracasaron en su campaña. Cerca de ocho mil aficionados ocuparon los  tendidos de esta plaza monumental que ansiosos vivieron la reaparición en los ruedos de una gran figura del toreo en la década de los ochenta: Juan Antonio Ruíz “Espartaco”, cabeza de cartel en esta corrida goyesca.

Se lidió un precioso encierro de Alhama, variopinto de pelajes pues los hubo burracos, jabonero, sardo, castaños y negros pero lamentablemente muy escasos de bravura, y distraídos, que mansearon en general.

Abrió el festejo el joven rejoneador D. Andrés Chica con su espectacular cuadra de caballos clavando farpas y banderillas siendo continuamente ovacionado. A la hora de la verdad falló con los de muerte escuchando fuertes palmas al final. Regaló un sobrero con el hierro de El Capiro, bravo y con temple exquisito, premiado con la vuelta al ruedo, que le permitió ejecutar todas las suertes del rejoneo con limpieza y belleza, rematando con certero rejón de muerte, recibiendo las dos orejas que paseó triunfal.

Para el olvido la reaparición de Espartaco con el primer manso de Alhama. Sensacional fue su faena al segundo, un toro muy complicado, pero la sapiencia y  técnica de Juan Antonio se impuso en series de mano baja y en redondo, metido dentro de los pitones. Faena emotiva y valiente que puso a los aficionados a echar humo con las palmas mientras la música no paró de acompañar. Mató pronto paseando una oreja en medio de las ovaciones.

La entrega de Sebastián Castella en su primero ha sido el fiel reflejo de su poderío. Pases de todas las marcas con el sello y personalidad del francés, ídolo de la afición colombiana. El valor demostrado de principio a fin, y la calidad de las series por los dos pitones aunados a la gran estocada le hicieron pasear las dos primeras orejas de la corrida. Su segundo, con muchas dificultades y escaso de raza, le impidió redondear su gran actuación.

Mala suerte del colombiano Luis Bolívar desde el sorteo, se llevó el lote con menos probabilidades a pesar de la buena disposición. Lo intentó en sus dos toros sin encontrar la más mínima colaboración ante la falta de bravura.

RESUMEN – Corrida Goyesca Plaza de Cartagena de Indias. Medio aforo. Toros de Alhama de bonita presentación, pero escasos de bravura. Toro del Capiro para rejones, extraordinario premiado con la vuelta al ruedo. El rejoneador Andrés Chica, palmas y dos orejas. Juan Antonio Ruíz “Espartaco”, palmas y oreja. Sebastián Castella, dos orejas y palmas. Luis Bolívar, palmas y silencio.