Tarde de una oreja con sabor a más


por Carolina Baquero

Clima veraniego en Manizales para que sonaran clarines y timbales en el segundo festejo de la Feria caldense. Un aforo de tres cuartos de plaza, con una gran mayoría de afición jóven.

Se lidió un encierro de la ganadería bogotana de Santa Barbara, propiedad del Capitán Carlos Barbero; de excelente presentación, muy seria de cara y kilos. El juego fue dispar, hasta el cuarto con poca acometividad y raza, aunque con nobleza; el quinto cambió la historia, fue bravo y encastado como el lidiado en sexto lugar que se lesionó su remo delantero izquierdo.

El caleño Guerrita Chico toreó con inteligencia a un toro encastado pero con poco motor y que se fue quedando corto en la faena. La muleta de Guerrita estuvo muy planchada, ligada cuando el toro lo permitió y sobretodo con mucho poder. Mató con una estocada completa, un pelín desprendida pero efectiva. Vuelta al ruedo tras petición de oreja… Que se merecía, pero como pasa casi siempre a este vallecaucano no se le reconoce el buen sitio que tiene.

Enrazado y encastado estuvo Guerrita Chico por sus ganas de triunfo pero bailó con la más fea, un astado manso y rajado a tablas… Guerrita lo sacaba de tablas y ejecutaba tandas valiosas, y el toro nuevamente se iba a tablas.Pinchazo hondo,pinchazo y estocada completa. Ovación.

Joselito Adame no pudo confeccionar una faena con el primero de su lote, el cual siempre quiso rajarse a tablas y con el cuál nunca tuvo conexión el mexicano. No fue un buen inicio de actuación para Adame que debutaba en la capital caldense y del cual la afición esperaba tanto. Pinchazo, estocada perfecta y varios intentos de descabello. División tras aviso.

Adame conectó de inmediato con Manizales mientras ejecutaba un quite por lopecinas y una media verónica de mucho arte. A por todas también salió con la muleta en un inicio sentado en el estribo y unos pases por alto, para empalmar varias tandas con las dos manos; muy ligadas y templadas… Tandas acompañadas por eñ pasodoble Cielo Andaluz. Suerte también tuvo el azteca por haberse encontrado con un toro bravo, encastado y con motor. Estocada recibiendo y de buena colocación. Oreja con fuerte petición de la segunda.

No hubo mucha suerte en el tercer toro de la tarde, que le correspondía al antioqueño Luis Miguel Castrillón y que tuvo una presentación decorosa, con pases de bella factura pero poco pudo hacerle a Brujo que fue noble pero a su vez desrazado y sin fiereza; su pitón izquierdo era un poco más potable y Castrillón lo aprovechó para dar unos naturales suaves. Estocada completa u poco tendida y delantera, varios intentos de descabello. Silencio tras aviso.

Luis Miguel toreó con suavidad por los dos pitones al toro Caperuzo que era noble, encastado y con clase pero que desde su salida acusaba dolor en el remo izquierdo delantero y tras un resbalón terminó por lesionarse el remo en su totalidad; hecho que no permitió rematar, se perdió el ritmo de una faena de calidad. Estocada completa. Palmas.