Se abrió la Puerta Grande


por Carolina Baquero

El clima sigue acompañando positivamente a la Feria de la capital de Caldas… Hoy el resultado del festejo tuvo mucho parecido al cálido clima, una puerta grande y un total de cuatro orejas.

Se lidiaron seis toros de la ganadería de DosGutierrez, propiedad de Don Jorge Gutierrez; de buena presentación y juego variado, con tendecia buena. Los toros en su mayoría encastados, sobresalieron el 4 y 5 premiados con la vuelta al ruedo.

Diego Ventura dio inicio a su faena con el tercio de los rejones de castigo, suerte que ejecutó de buena forma pero que al decidir colocar un tercer rejón que mermó el motor del toro. El ejemplar de Dosgutierrez fue atento aunque sin empuje y embistiendo por afuera; terminó por pararse por completo y le costó mucho a Diego poner las banderillas y sacarlo de las tablas para matarlo. Voluntad de Ventura pero él mismo se hizo daño con la mala decisión del inicio. Rejón completo de mala ejecución. Petición de oreja.

A porta gayola y ejecutando la suerte de la garrocha, el lisboeta Diego Ventura recibió a Chullo, un toro bravo, con motor, calidad y nobleza. Fue excelente la presentación del caballero en plaza, realmente toreó… Templó y ligó, las banderillas en su mayoría de buena colocación y un rejón de muerte que aunque desprendido fue certero. Dos orejas y vuelta al ruedo al toro.

Con poca transmisión terminó siendo la faena de Paco Perlaza, todo gracias a la falta de acometividad del astado; el cual tenía un mejor pitón derecho. El caleño supo aprovechar hasta donde pudo por derechazos, técnica y lidia pero el público no conectó. Estocada caída y delantera, seguida de otra casi completa. Silencio.

El vallecaucano se despidió del torero en Manizales, en el brindis a su padre expresó su duda sobre si es un retiro temporal o definitivo. El último toro de Paco fue un quinto bis, ya que quinto de lidia ordinaria tenía un defecto visual de salida y que terminó por empeorar con un golpe contra uno de los burladeros.

La faena de Perlaza fue de alegría, conexión y emotividad a un muy buen toro que había salido del sorteo por hechuras, pero que demostró que el fenotipo no lo es todo; cómo embistió y humilló en la muleta del caleño, muleta que por momentos pidió algo más de temple. Media estocada y descabello. Oreja.

La primera oreja de la tarde la cortó Manuel Jesús El Cid ante un toro manso que siempre quiso irse a tablas, pese a ello no fue inconveniente para el andaluz. Sin toro pero con arte El Cid dio pases pintureros y de categoría, la faena fue de uno en uno, cuidando lo poco que le ofrecía su oponente. Estoacada completa. Oreja.

El segundo del lote de El Cid fue bueno y le permitió mayor lucimiento. Se cuajó una faena de muleta completa, lo más artistíco de la tarde definitivamente fue ejecutado por Manuel, cómo se desplegó en arte desde las verónicas de recibo hasta esos naturales que sólo da él. Hechó todo a perder cuando al entrar a matar se fue en falso y rasgó al toro. Palmas.