EL JULI, broche de oro a la Feria de Manizales


por Alberto Lopera

 Julián López “El Juli” le ha puesto con su actuación broche de oro a la Feria de Manizales en su 60ª versión. Cuatro orejas- dos simbólicas – un Indulto, dos faenas para la historia a dos excelentes toros de Ernesto Gutiérrez ha sido el mejor colofón a esta celebración.

La plaza registró el lleno total, el aviso en las taquillas de “No hay billetes” además del magnífico clima reinante vaticinaron algo grandioso. Y así ocurrió en la segunda mitad de la corrida puesto que al cuarto toro de nombre “Pajarito” El Juli le prodigó una completísima faena desde los comienzos en preciosos lances por chicuelinas y el quite por lopecinas. El toro llegó a la muleta con gran temple y recorrido permitiendo series en redondo llenas de emoción, rematando con soberbio volapié merecedor de las dos orejas concedidas que paseó en triunfal vuelta al redondel inundado de claveles.

El sexto y último de la corrida se partió lamentablemente una pata al inicio de la faena muleteril, afortunadamente la Presidencia autorizó regresar el toro a los corrales y permitir la lidia del mejor toro de la feria al que tenían de reserva, #391 “Flamenco” con 488 kilos. La nobleza, calidad, recorrido, temple, bravura, casta y demás cualidades del toro fueron perfectamente aprovechadas por El Juli en una faena que pasó  de los cien muletazos, en medio de los pitones el diestro jugueteó con el toro hipnotizado en su poderosa muleta. La plaza entera al unísono: Indulto…Indulto ante un Presidente frío e impávido que tardó en concederlo mientras el torero daba muletazos continuamente y la petición era ensordecedora. Al fin sacó el pañuelo estallando atronadora ovación. Ha sido la faena de la feria, la del trofeo Catedral de Manizales.

De vacío salió de la plaza el rejoneador Pablo Hermoso a pesar de haber prodigado tres sensacionales actuaciones ante los toros que le correspondieron, muy nobles pero escasos de fuerza, tanto, que solo una farpa de salida colocó a cada uno. Su caballo “Disparate” estuvo grandioso en la colocación de banderillas al quiebro y toreando de costado. Lo mismo pasó con “Pirata” en la colocación de las cortas. La plaza entera se entregó ante la maestría del centauro de Navarra que lamentablemente no le acompañó la suerte con los rejones de muerte.

RESUMEN. Última corrida Feria de Manizales. Lleno total. Toros de Ernesto Gutiérrez nobles, bravos. Uno indultado. El rejoneador Pablo Hermoso, ovación con saludos, palmas y ovación. El Juli, palmas con saludo, dos orejas y dos orejas simbólicas.