El Fandi gran triunfador en San Cristóbal


por Alberto Lopera

El Fandi abrió la puerta grande del jueves tras cortarle las dos orejas a Aguileño, un bravo toro de Hnos. García Jiménez, el único de un encierro de poco juego, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Aguileño fue todo un derroche de nobleza y clase, que siguió los engaños galopando con mucha fijeza, y al que el granadino cuajó a placer en todos los tercios. Con la muleta lo llevó largo el granadino, sobre ambas manos. Hubo petición de indulto, que finalmente el palco no concedió. Mató El Fandi de una gran estocada y se llevó las dos orejas. Puso todo de su parte frente a su segundo, en el que destacó con su variedad capotera, un toro con menos movilidad y al que tuvo que sacarle los muletazos uno a uno.

El rejón de muerte privó a Diego Ventura de tocar pelo frente a su primero, un toro de El Capea en el que destacó con Morante. Más templado y sobrio estuvo con su segundo, con el que de nuevo volvió a emborronarlo todo con el de muerte. Se lució otra vez con un valeroso Morante.

Iván Fandiño se topó con un lote endeble, con el que se mostró muy templado pero con el que no pudo demostrar todo su poderío.

Voluntad y deseos de agradar demostró el tachirense Fabio Castañeda, pechando con un cuarto toro de exigente condición que puso a prueba su bisoñez. Dejó destellos de su voluntad frente a su segundo, un toro que no se lo puso fácil.

Jueves, 29 de enero de 2015. Plaza de Toros Monumental “César Girón” de San Cristóbal. Toros españoles de Hermanos García Jiménez y para rejones de San Mateo (1º) y (4º), en su conjunto desiguales de presencia, y juego, destacando la nobleza del 2º, Aguileño, premiado con la vuelta al ruedo. Diego Ventura: Palmas y silencio tras aviso; El Fandi: Dos orejas tras dos avisos y silencio tras aviso; Iván Fandiño: Silencio tras aviso y silencio. Fabio Castañeda: Silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.