Apoteosis de Talavante a hombros cuatro orejas


por Alberto Lopera

Gran tarde de toros ha ofrecido Alejandro Talavante en Olivenza. El extremeño ha cuajado dos faenas cargadas de pureza, torería y variedad para cortar dos orejas de cada uno de sus toros. El Juli y Perera han paseado un trofeo cada uno a un encierro de Garcigrande y Domingo Hernández que ha estado marcado por la falta de raza y empuje.

Dos orejas cortó Alejandro Talavante del tercer toro de la tarde, un astado noble pero falto de empuje y siempre buscando las tablas. Talavante supo dosificarlo en tandas cortas cargadas de torería y personalidad. El torero extremeño lo cuajó de principio a fin. Hubo muletazos de mucha enjundia, largos, profundos, templados y reunidos. La plaza lo vivió con intensidad. En el sexto comenzó la faena toreando de rodillas en una media docena de muletazos muy templados y rematados con un soberbio pase de pecho. Con el público emocionado, Talavante toreó con mucho gusto y pureza sobre ambos pitones, impriendo también variedad en el trasteo. Mató de una buena estocada antes de cobrar las dos orejas.

La tarde había comenzado con la primera oreja, que fue a parar al esportón de El Juli. El que abrió plaza fue un toro de Garcigrande que tuvo las virtudes de la prontitud y la fijeza, pero al que le faltó raza. El Juli lo entendió desde el principio. Le imprimió suavidad y ritmo con el capote. Comenzó la labor de muleta por abajo, bajando la mano con despaciosidad. Después lo fue cuidando, tirando de él por ambos pitones, aunque cuando le apretó en una serie sobre el pitón derecho, el toro se afligió y se vino a menos. Muy por encima el madrileño, que supo darle variedad al trasteo. El cuarto fue un toro parado y descastado ante el que El Juli estuvo muy decidido. El madrileño toreó sin apretarlo, intentando alargar la embestida de un toro que nunca se entregó. Porfió el matador sin lucimiento.

Miguel Ángel Perera cortó una oreja de mérito en el quinto de la tarde, un animal áspero, con temperamento, que reponía. Perera estuvo muy firme, imponiendo su poderosa muleta para extraerle una labor de mucho mérito. El epílogo acortando los terrenos fue una auténtica demostración de valor. Miguel Ángel Perera estuvo por encima del segundo de la tarde, un toro rebrincado y sin transmisión. El de Puebla del Prior le hizo una faena muy técnica, tratando de extraer lo mejor de un toro que no dio opción alguna. Lo intentó todo sin que la faena cogiera vuelo.

Olivenza (Badajoz). Sábado, 07 de marzo de 2015. Feria de Marzo. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (5º), correctos de presentación, nobles aunque escasos de raza. El mejor, el sexto. Julián López “El Juli”: Oreja y ovación tras petición; Miguel Ángel Perera: Palmas y oreja; Alejandro Talavante: Dos orejas y dos orejas. Entrada: Lleno de “No hay billetes”.